Celebrando 20 años de carrera, la cantautora Ely Guerra ofreció en Aguascalientes un magno concierto en el Teatro Aguascalientes, en una gala musical acompañada al piano por Nicolás Santela, promovido por Instituto Cultural de Aguascalientes (ICA) a través de Escénica 2016.
En El Origen, como denomina a su espectáculo, presenta todos sus éxitos, a lo largo de dos décadas de carrera sin interrupción, que la noche de ayer dejó plasmada al público aguascalentense con su gran voz.
En conferencia de prensa, la artista agradeció el recibimiento, externando su complacencia de nuevamente pisar el escenario de un lugar tan especial y poder presentar en esta ocasión El Origen de piano y voz, que comparte aspectos muy personales de ella misma y de toda su trayectoria.
En una charla agradable con la prensa local, la cantante mexicana, con una actitud fresca y amistosa, compartió su sentir sincero como mujer ante la realidad social y cultural, de la que dijo, es preciso entender tanto hombres como mujeres que ya no hay barreras de género.
La también ganadora del Grammy Latino 2010, confesó sentirse orgullosa de mujeres que han logrado sobresalir, gracias a los propósitos, más que a los sueños, y es por ello que la juventud entienda el mensaje, es importante transmitir ese mensaje positivo, de que las cosas se pueden lograr.
Tras estas palabras de sinceridad, la cantante de 45 años dijo atravesar por una crisis y de tormenta, sin nada que ofrecer en un sentimiento elaborado, pues le gusta entender al mundo de la forma correcta, no de una manera política.
“Estos más de 20 años de carrera me tienen satisfecha, me hacen sentir completa, siento que estoy comenzando, que esos 20 años, volviendo al inicio, lo que han hecho es proporcionarme unos grandes cimientos, hacerme sentir que soy una mujer honesta conmigo misma, que he tomado las decisiones correctas, pero eso no quiere decir que tenga una vida de ensueño”, señaló la cantante.
Ante un público reunido en el recinto, al que agradeció su presencia y el apoyo durante su carrera, Ely Guerra, acompañada de un numeroso equipo de músicos, echo mano de su encanto e inigualable estilo, al ritmo de las canciones que caracterizan a la originaria de Monterrey, Nuevo León, con sonidos del piano y su voz, que hicieron de la velada una combinación perfecta de elegancia y romanticismo. Sus canciones clásicas fueron interpretadas también por la cantante, imprimiéndole su toque muy personal, muy femenino.