Es incontrovertible que sólo quien está al frente de una empresa puede explicar las condiciones en que opera y lo que debe hacer para que crezca o al menos mantenerla vigente mientras pasa el vendaval económico, tan recurrente en las últimas décadas.
Sabe que sus decisiones tienen que ser lo más próximo a la exactitud porque un error puede echar por la borda lo alcanzado por años. Son varias las razones que lo motivan para analizar concienzudamente lo que está en marcha o en proyecto, ya que de la empresa dependen el propietario, los directivos y ejecutivos y los trabajadores, además del buen nombre del negocio.
En las actuales circunstancias financieras, con el anuncio del gobierno que por segundo año consecutivo en 2016 habrá un recorte en el gasto federal, se han escuchado voces pesimistas, que miran un panorama sombrío y sin salida del túnel, lo que no comparte el ex líder nacional de los transportistas de carga Roberto Díaz Ruiz, quien considera que lejos de mostrarse quejumbrosos se debe trabajar intensamente para salvar los escollos.
El dirigente sostiene que es necesario aprovechar las oportunidades para seguir produciendo y considera que entre más empleo exista en Aguascalientes será menor el número de delincuentes. De manera sencilla explicó que cuando falta el trabajo los desempleados salen a la calle para hacerse de lo que encuentran a su paso para llevar alimentos a su hogar y lo hacen, dice, “no porque sean malos sino por necesidad”.
Es imposible tapar el dedo con un dedo y callar que la situación actual se deriva de la caída del precio internacional del petróleo y del peso presionado por el dólar, sin embargo nada se gana con sentarse a lamentar sino “hay que echarle ganas” y ver qué puede hacer cada quien en su medio para salir adelante, apuntó el actual dirigente estatal de la Cámara Nacional de Autotransporte de Carga (Canacar).
Pedro de la Serna López, presidente del Consejo Coordinador Empresarial de Aguascalientes (CCEA), subrayó por su parte que en estas circunstancias el principal desafío es conservar la planta laboral y esforzarse por lograr el reconocimiento de empresas “socialmente responsables”, lo que les permitirá ser parte de la red de proveedores de las compañías nacionales e internacionales.
Es indudable que el año próximo será difícil para la economía mexicana, por lo que hay que estar preparados para enfrentar lo que venga, pero no eliminando puestos de trabajo ni reduciendo el capital, sino ser más eficientes, aprovechar el capital humano de que se dispone para salir adelante y conservar las plazas.
Es un asunto que para quien no está familiarizado con el desempeño de las empresas le parece un paso más, sin embargo es de la mayor trascendencia porque mantener a flote el negocio en tiempos difíciles es lo que da el temple necesario, que ya vendrán tiempos en que se pueda celebrar y aprovechar la experiencia vivida.

OBLIGA UN FRENTE COMÚN
El número imparable de suicidios exige que a la mayor brevedad se tomen las medidas necesarias, que no se quede sólo en estudios, simposios y recomendaciones sino en acciones que reflejen la reducción de este problema que carcome al tejido social.
Hay funcionarios del Sector Salud que consideran como algo natural lo que ocurre, bajo el argumento que las estadísticas señalan que hay poca variación anual en el número de personas que consiguen acabar con su vida.
Aunque el recuento así lo especifique y el censo sea la base para establecer si crece o decrece este asunto, lo cierto es que con un poco de esfuerzo de los tres niveles de gobierno, del Congreso, de los colegios de profesionistas, cámaras empresariales, agrupaciones sindicales y organizaciones no gubernamentales, medios de comunicación y la sociedad en general, se puede reducir.
La cuestión es que se toma como algo normal la información sobre un suicidio y cuando se presta atención es con el fin de conocer las razones que motivaron para llegar a esta situación, pero en seguida se le da vuelta a la página y ni quien se acuerde del fallecido y menos de la situación anímica, familiar y económica en que quedaron sus allegados. Atrás de un acto de inmolación hay una carga emocional que tarda tiempo en superarse y menos se logra cuando los cercanos no reciben el apoyo profesional que se requiere en estas circunstancias.
Como se ha mencionado en Con Usted en varias ocasiones, es factible aminorar los suicidios si en todos los hospitales y en cada centro de salud se cuenta con psicólogos y con atención abierta a todo el público, lo que permitiría que alguien que pase por una situación sensible recurra a ellos. Llevar a cabo este plan obligaría a destinar recursos y aquí es en donde entran los diputados que en el gasto anual del gobierno del estado y los municipios incluyan una partida para ese fin, teniendo en cuenta que cualquier cantidad que fuere será mínima para el resultado que se persigue.
La investigadora Alicia Edith Hermosillo de la Torre sostiene que es necesario implementar un plan estratégico de prevención para contrarrestar este problema, para ello existe como adelanto el “Anuario del Comportamiento Suicidio en el Estado de Aguascalientes”, trabajo del que forma parte y que tiene como horizonte mostrar un panorama general de este fenómeno, además de sistematizar la información para no quedarse sólo en la caracterización de cada caso.
Es un proyecto que buscan retomar las unidades de salud mental comunitaria, como estrategia cercana al lugar de residencia de quienes conciben esas ideas y de enseñar a la población cómo detectar cuando algún familiar necesita apoyo psicológico, que muchas veces no es por las palabras sino con su comportamiento.
En tanto el director de Atención Primaria a la Salud del ISSEA, Enrique Flores Bolaños, señaló que además del número de suicidios se nota que crece la forma violenta que utilizan las mujeres, al recurrir al ahorcamiento y no a las pastillas, que era lo común, lo que en múltiples veces permitió arrancarlas de las garras de la muerte, en cambio al utilizar la estrangulación resulta difícil salvarlas.
Lo que hay que hacer es intensificar la información a la población en general de que siempre hay una salida ante cualquier problema, por difícil que este sea, y si no se confía en un familiar o en los amigos y no hay un psicólogo que asesore, puede acudirse a los sacerdotes o pastores, que tienen la capacidad para escuchar y aconsejar.
De lo que no debe quedar ninguna duda es que es urgente actuar, dar un paso al frente y demostrar con hechos que se hace el mayor de los afanes.

MOLINOS DE VIENTO
A los priístas les tomó por sorpresa que exista entre sus filas compañeros que se dediquen a calumniar a los demás, de lo cual tomaron conocimiento por la denuncia que hizo el presidente del Comité Estatal, Francisco Guel Saldívar.
Hasta este mes se tenía la creencia que había respeto entre los aspirantes a distintos cargos de elección popular y de sus seguidores, por lo que todo transcurría en un ambiente de respeto, pero de pronto Guel Saldívar declaró que “no es válido denostar a nuestros compañeros, porque cuando se avienta lodo, algo nos queda en la mano”.
Ciertamente, no es aceptable que se haga, como tampoco que no digan nombres, ya que todo queda como en Fuenteovejuna. Los mensajes cifrados deben quedar en el pasado y si hay quien anda moviendo el tapete que lo conozca la militancia para que tome sus decisiones. Asimismo, no es dable que señale que “no es válido criticar al compañero priísta”, porque entonces se estaría cayendo en un autoritarismo cuando lo que debe fomentar es la libre expresión, siempre apegada al respeto que debe haber entre correligionarios y ante otras expresiones políticas.
Además, ni falta hace que dogmatice que el PAN es el adversario, es lógico en política que al que se debe vencer es al que está enfrente, por lo que no debe esperar que los miembros del PRI se comporten como autómatas.