NUEVA YORK.- Por un momento, el Yankee Stadium parecía una sucursal de Fenway Park.

“Esta noche, los Yanquis quisieran poner la rivalidad de lado por unos minutos y honrar a David Ortiz”, dijo Paul Olden, voz del parque, antes de que el “Big Papi”, quien se retira tras este calendario, recibiera un homenaje de despedida en su último juego en el Bronx.

Jacoby Ellsbury, ex compañero del dominicano en los patirrojos, le otorgó un libro forrado de cuero con notas personales de peloteros de los Mulos de ayer y hoy, mientras que Mariano Rivera develó junto a él una pintura al óleo, en la que el slugger aparece saludando con su gorra en el plato del Yankee Stadium.

“Me acostumbré a los abucheos cada vez que salía a batear. Es raro cuando no te abuchean”, confesó Ortiz, quien también recibió una ovación de pie de los aficionados locales.

El jonronero no pudo decir adiós de buena forma, ya que se fue de 1-0 con un ponche y un pasaporte, antes de ser removido en el cuarto acto, y los Bombarderos completaron la barrida en la serie de tres juegos al ganar 5-1, con una gran actuación de CC Sabathia.

En Toronto, Ubaldo Jiménez maniató a los Azulejos por 6.2 entradas para que los Orioles los blanquearan 4-0 y empataran a Toronto en el primer Comodín de la Liga Americana.

La victoria de Baltimore, significó la eliminación, tanto de Yanquis como de Astros, lo que deja sólo a Seattle y Detroit con la posibilidad de alcanzar uno de los “wild cards”.

En Atlanta, Freddie Freeman rompió una racha de 30 juegos seguidos con al menos un hit, la más larga esta campaña, pero los Bravos superaron 5-2 a los Filis.

En Pittsburgh, Cachorros y Piratas empataron 1-1, el primero que termina tablas desde que Astros y Rojos igualaron el 30 de junio de 2005. (Staff/Agencia Reforma)