El Tri contra Paraguay en amistoso

Calientan motores para Copa América

CIUDAD DE MÉXICO.- Un auténtico rompecabezas es la Selección Mexicana que hoy enfrentará a Paraguay, en el Georgia Dome.

Tres porteros, cuatro defensas centrales, un lateral izquierdo, cuatro volantes y un extremo, esas son las posiciones de los 13 jugadores que trabajaron toda la semana con Juan Carlos Osorio.

De cara al primero de los dos partidos de preparación previos a la Copa América, México no trabajó con lateral derecho, extremo izquierdo ni centro delantero.

Así que el técnico colombiano deberá apelar al dominio de sus jugadores en otros sectores, a la plurifuncionalidad que tanto le gusta.

La portería es la única posición que no le generará jaqueca al timonel. Además, hay dos elementos que son especialistas en una sola posición: Jorge Torres Nilo como lateral izquierdo y Jürgen Damm como extremo derecho.

El timonel advirtió ayer que tratará de utilizar a sus tres porteros en los dos duelos de preparación, éste contra los guaraníes y el miércoles contra Chile en San Diego.

En la lateral derecha, la opción más viable es Néstor Araujo; en la central, los zurdos Yasser Corona y Héctor Moreno, y en la lateral izquierda Torres Nilo. Rafael Márquez puede jugar como tercer central y, cuando México ataque, como el mediocampista que lance el balón en profundidad.

Jesús Molina es un contención clavado, mientras que Jesús Dueñas puede acompañarlo ligeramente recargado a la derecha. Por los costados, además de Damm por derecha, la opción más lógica es Andrés Guardado por izquierda. Adelante, Carlos Peña es una posibilidad ya que Javier Hernández apenas reportó a la concentración en Atlanta la tarde del jueves.

Los otros dos futbolistas que recién se incorporaron son el central Diego Reyes y el volante ambidiestro Javier Aquino, quien de estar en condiciones de jugar puede hacer que Guardado se recorra al centro, como ha sido común en el esquema de Osorio.

La última vez que México jugó en el Georgia Dome fue en aquella polémica Semifinal de la Copa Oro en la que los panameños acusaron que la Concacaf les robó el partido.