El trabajador no debe dilapidar el “reparto”

Puede aprovecharlo en pagar deudos y reducir presiones económicas: Consusef

Ya que la mayoría de los asalariados reciben en esta época del año el pago de las utilidades, la Condusef recomienda aprovechar estos “ingresos extras” y abonar a deudas o créditos, a fin de reducir el tiempo de pago, o el monto de los abonos, señaló el subdelegado de la dependencia, Ignacio Villanueva Chávez.

“Al ser un ingreso extra, el reparto de utilidades puede ayudar a darle un respiro a sus finanzas; es momento de aprovechar para pagar tarjetas de crédito y así su economía a largo plazo se verá menos afectada”, destacó.

Cabe resaltar que el trabajador que haya laborado por más de 60 días, tiene derecho a recibir el reparto de utilidades que genera su empresa; deberá pagarse a más tardar el 30 de mayo, en el caso de los trabajadores que laboran para una persona moral, y el 29 de junio quienes trabajan para una persona física.

El funcionario federal señaló que de acuerdo con las disposiciones de la Ley del Impuesto Sobre la Renta, el pago de la prestación debe ser del 10% de las utilidades anuales de la empresa, que deberán dividirse entre los trabajadores, con base en su salario y días trabajados durante el año.

Con ello habrá quienes puedan liquidar sus deudas, ya que al ser un ingreso extra se puede hacer uso del mismo sin que su economía se vea afectada. Si bien no se logra terminar con una por completo, podría disminuirse significativamente el monto; por ello es importante avocarse en aquellas que generen más intereses.

Por otra parte, dijo que quienes se encuentren con finanzas más sanas pueden aprovechar el recurso para invertir, incrementar su ahorro, o incluso aportar voluntariamente en su Afore. “Lo recomendable es que se destine a esto el excedente de lo presupuestado para el gasto diario; por seguridad es importante recurrir a organismos formales como Cetesdirecto. Se puede destinar también a un fondo de ahorro, o abonar al Afore; según datos de la encuesta de inclusión financiera del 2012, sólo el 1% de los mexicanos destina su ahorro formal para el retiro o la vejez”, señaló.