Noé García Gómez

A unos días de la elección entro de vez en vez a mis redes sociales y ahí especialmente en mi muro de facebook se encuentran decenas de post sobre las elecciones, algunas aparecen por que son promocionadas o sugeridas por la misma red social, otras porque amigos le dan like a alguna, otras tantas por que las comparten en sus muros y los más extremos llegan a etiquetarme sus post.

Al principio parecía normal y creí que podría ser un buen método de enterarnos de las campañas, que dicho sea de paso, es difícil seguir en vivo o por los spot de radio y televisión que no dicen mucho. Pero pronto pasó esa esperanza y fue convirtiéndose en desilusión, luego llego al fastidio.

Los post de propuestas de uno u otro candidato desaparecieron, fueron sustituidas por filtraciones, montajes y los llamados “memes” imágenes burlescas, ofensivas y denigrantes de uno u otro candidato, reconozco que al principio algunas me resultaban ingeniosas, pero tal cantidad y el elevado nivel (llegando a lo grotesco) me hizo reflexionar en lo que se está convirtiendo la campaña en ese mundillo del facebook. Aquella frase del ventilador y el estiércol, puede ser una analogía, el ventilador son las redes sociales y el estiércol son los memes, audios y videos que se esparcen y manchan todas las cuentas.

Al día de hoy, en verdad  la mayoría de estos post los omito y trato de no perder el tiempo para analizarlos, pues la verdad es que no termino de ver lo que pretenden que vea.

Lo que sí he visto ha sido una falta de objetividad enorme. Esto me ha a hecho recordar el término de  “tontos útiles” utilizado por Lennin para describir a una masa de individuos que se enganchan y defienden cosas que otros ajenos a ellos les hacen que vean y manipulan para que se conviertan en sus férreos defensores.

En síntesis el tonto útil en realidad es un ignorante de las motivaciones ocultas de quienes se aprovechan de él, a tal punto que termina “involuntariamente” por favorecer el avance de una causa (usualmente política) adversa a sí mismo o a sus propias creencias, la que obviamente no apoyaría si estuviese mejor informado o analizaran más a fondo esos hechos subyacentes.

No dudo de que haya buena intención en muchos de ellos, pero hay poca objetividad.

Hay un experimento social muy conocido, que consiste en; un grupo de personas puestos de acuerdo, comienzan a mirar y señalar hacia el cielo como si estuvieran viendo algo, hacen comentarios en voz alta y poco a poco habrá más personas que afirman ver el objeto que les están señalando y de rato, cada uno de ellos le irá poniendo inocentemente más y más características al objeto inexistente.

La realidad es que hay agitadores profesionales que son especialistas en arengar y manipular y hoy están usando redes sociales y lo hacen muy bien. Muchos disfrazados de opinadores, analistas o periodistas, pero nada tienen de ello, solo son mercenarios en busca de un empleo o recibiendo una compensación económica por su sucios servicios.

Esta guerra de estiércol en que están enfrascados los partidos ha sustituido la reflexión y contraste de las propuestas y programas de gobierno.

Veo a los equipos de campaña muy preocupados por encontrar la forma de ensuciar y desprestigiar a sus adversarios ¿Qué nos tiene que importar la preferencia sexual de un candidato o candidata? ¿Por qué nos burlamos del género o la edad de un candidato etiquetándolo inmediatamente de inexperto? Eso no tiene que ser motivo de desprestigio o para decidir si se vota o no por su proyecto, ¿Qué se gana si devela la intimidad de un candidato y las supuestas aventuras amorosas? O ¿si una candidata tiene algún resbalón en una intervención? Pocos sabemos lo que hay detrás de esa declaración, que puede estar rodeada de manipulación, intimidación o acoso, he sido testigo que en algunos eventos a la hora de hablar de algún candidato de grupos que actúan coordinadamente como acosadores, que con sus teléfonos celulares ponen casi en la cara desde distintos puntos  tratando de distraer al orador y jactarse de su hierro.

Por fortuna vivimos en un país libre y cada uno decide que ver, amplificar y compartir, yo respeto eso, también respeto la preferencia política de todos, pero a lo que invito es a meditar, reflexionar, analizar y finalmente con la mente fría compartamos lo que en verdad creamos de utilidad, que nos ayude a todos a poder decidir por quién votar este próximo 5 de julio y termino preguntándoles a todos ¿conocemos sus propuestas más allá de los memes hemos visto?

Twitter: @noeg2