El tabaquismo llega a ser excesivamente adictivo, provocando daños irreversibles en el organismo, que acortan la vida del consumidor de 10 a 15 años en promedio, señaló el coordinador estatal de Salud Mental y Adicciones del ISSEA, Gerardo Macías López.

De acuerdo con los datos estadísticos más recientes, en la entidad, las personas comienzan a fumar en promedio a los 14 años, aunque se ha detectado en edades más tempranas.

También, el 25% de la población entre 12 y 65 años, fuma, cifra que se ha disminuido gracias a las restricciones que se han empleado en lugares cerrados en donde se prohíbe el consumo de tabaco, además de la exclusión de publicidad de este producto y las campañas que constantemente se hacen para que los jóvenes eviten iniciar en este vicio.

No existe un nivel seguro de nicotina que es la sustancia que causa la adicción, es decir, cualquier cantidad es dañina, pero entre más se consuma más daño causa y puede ir desde enfermedades circulatorias, enfermedades cerebro-vasculares, infartos y hasta cáncer (el alquitrán es favorecedor para el cáncer).

Las principales causas para que los jóvenes inicien a fumar son: la curiosidad, experimentar la sensación, querer sentirse adultos o aceptados por un grupo; influyendo en ellos el medio ambiente, redes sociales, ambiente social y hasta los mismos padres que fuman y ponen el ejemplo.

Puso a disposición de aquellas personas que quieren dejar de fumar, los Centros de Atención Primaria Contra las Adicciones (CAPA) ubicados en Aguascalientes, Jesús María, Calvillo y Rincón de Romos, en donde pueden acudir y solicitar ayuda profesional o también pueden llamar al 910 31 10.

Macías López hizo un llamado a la población a hacer conciencia sobre los daños irreversibles que causa el cigarro y a solicitar ayuda con los expertos para que logren dejar de fumar totalmente, cambiando a un estilo de vida más saludable.