María Fernanda Torres
Agencia Reforma

La alimentación y el ejercicio son elementos fundamentales para una vida sana, sin embargo, no son los únicos.
Aunque al hablar de salud se hace énfasis en el bienestar físico, el concepto abarca otros aspectos que no hay que descuidar.
La Organización Mundial de la Salud (OMS) define a la salud como el estado completo de bienestar físico, mental y social de una persona.
“Es muy común enfocarnos únicamente en el aspecto físico de la salud y olvidarnos de los aspectos mental y social”, indica la coach Carmen Marín Cortés, especialista en entrenamiento cardiovascular.
“Recurrimos a un sinfín de actividades físicas con el propósito de mantenernos saludables, pero a veces dejamos de lado aquellas encaminados a mejorar nuestra salud mental como la relajación y el descanso”.
Al igual que comer bien y hacer ejercicio, estos aspectos también contribuyen al bienestar, de aquí la importancia de incluirlos como parte de una rutina saludable.
Diariamente, el cuerpo está sometido a altas dosis de estrés, y para ayudarlo a desconectarse de ese estado que genera tensión mental y muscular existen espacios de descanso y de restauración de la salud.
“Los spas, considerados un refugio para la salud, son centros dedicados a ofrecer exclusivamente tratamientos que permiten relajar tanto el cuerpo como la mente”, señala Marín Cortés.
“En México existen spas desde los más tradicionales hasta los más sofisticados con tecnología de vanguardia”.

Salud Integral
Los tratamientos de los spas son benéficos para todas las personas, no sólo para aquellas que realizan ejercicio físico extenuante o de competición o para quienes sufren de estrés laboral.
“Entre los servicios que ofrecen los spas destacan los masajes y los tratamientos corporales, y aunque existen aparatos muy sofisticados para atacar problemas específicos, los masajes corporales siguen siendo los más solicitados por los clientes”, manifiesta Marín Cortés, representante empresarial de Planet Gim.
“Los masajes tienen como propósito aliviar el estrés y el cansancio, pero sobre todo, mejorar la circulación para aportar mayor oxigenación a todas las áreas del cuerpo, y de esta forma, eliminar las toxinas que dan la sensación de pesadez”.
Los masajes pueden ser relajantes o descontracturantes, y dentro de las especialidades más solicitadas se encuentran el masaje sueco, el masaje con piedras calientes, el drenaje linfático, la reflexología y el masaje shiatsu, entre otros.
“Los tratamientos corporales ayudan a aliviar y atacar necesidades específicas del cuerpo”, explica Marín Cortés.
“Muchos spas utilizan la hidroterapia en sus diferentes modalidades, ya que el agua es considerada como un tratamiento medicinal en todos los aspectos”.
En la actualidad, la aparatología estética de última generación se suma a los servicios de los spas para ofrecer una amplia gama de posibilidades destinadas a la belleza. Aunque la mayoría de los tratamientos se suponen sólo para mujeres, cada vez son más las opciones dirigidas a los varones que buscan sentirse mejor.
“La salud es un estado completo, por eso es importante incluir los tratamientos de spa como parte de una rutina de descanso para lograr un bienestar físico y mental que nos ayude a tener una mente más despejada y un cuerpo más sano”, puntualiza Marín Cortés.