Es el sector de telecomunicaciones el más demandado ante Profeco, 158 quejas se han recibido en lo que va del año; la delegada de la instancia, María Teresa Ávila Guel, señaló que son principalmente por cobro excesivo del servicio, o por obligarlos a plazos forzosos, a lo cual se ven enganchados por falta de claridad en la información.

“Hay de todo tipo, como el hecho de que todavía les dicen que hay plazos forzosos, cuando está prohibido por la Ley a partir de la reforma; una cosa es que el consumidor convenga con el proveedor pagar a plazos un teléfono, y otra cosa es que te obligue a tener el servicio forzosamente durante ese tiempo”, aclaró.

Dijo que lo más común es que se confunda al consumidor argumentando que el equipo fue regalado a condición de tener el servicio, no obstante, en cualquier momento se puede cancelar el plan; la funcionaria insistió en que se informen leyendo la Carta de los Derechos Mínimos de los Consumidores, para no caer en este tipo de abusos de parte de las compañías de telefonía celular.

“Es un documento que lanzó la Procuraduría el año pasado en conjunto con el Instituto Federal de Telecomunicaciones; ahí se especifica a qué tenemos derecho como consumidores, o como usuarios de la prestación del servicio, como lo es portar nuestro número siempre en cualquier compañía, a dar por terminado nuestro plazo del servicio; otra cosa es el equipo”, detalló.

Por otra parte, Ávila Guel indicó que en el caso del servicio a través de prepago, las proveedoras pretenden hacer creer a los clientes que su saldo duró menos, pues piensan que no tienen forma de demostrar lo contrario, sin embargo, dijo que también dan seguimiento a estas quejas, para lo cual es importante que los afectados cuenten con lo más que puedan de comprobantes, entre ellos el de la recarga.

“Como el sector sabe de la vulnerabilidad de que no puede probar, porque los consumidores estamos en desventaja ya que los proveedores tienen la información; generalmente no quieren probarnos lo que dicen y argumentan que te gastaste tu saldo en chistes, poemas y dietas; dicen que es un holding y que es una empresa aparte, pero no tienen cómo probarlo y conciliamos; ha sido una labor de años pero con la creación de la Subprocuraduría de Telecomunicaciones esto ha mejorado un poco”, explicó.