Son los trabajadores quienes conocen cómo funciona realmente el país; están inmersos en los procesos para generar los recursos, y es al último sector al que las autoridades voltean a ver, condenó el líder nacional de la Confederación Regional Obrera Mexicana, Rodolfo González Guzmán, en el marco de la VI Convención Estatal desarrollada la tarde de ayer en el Teatro Morelos, donde además se rindió sentido homenaje a Jesús Ramírez Ramírez, en su primer aniversario luctuoso.
“Por eso en el periodo prerrevolucionario, cuando existieron los primeros problemas de las huelgas, fue muy sencillo que juntaran a dos representantes de los patrones, a dos representantes de los sindicatos, y que resolviéramos los problemas de trabajo”, puntualizó.
Resaltó que fue de esta forma que nacieron las Juntas de Conciliación y Arbitraje, hace 100 años, sin embargo, siempre hubo la intermediación, y la mediación del Gobierno; insistió en que se involucren y volteen a ver la situación en que se encuentran los trabajadores.
“Lo más trascendente en un país son las fuentes de trabajo, sin éstas no existiría el sindicalismo, no se generaría la riqueza, y en definitiva no habría pago de impuestos, y no existiría el Gobierno. Por eso es que cuando nació la CROM, que en dos años vamos a cumplir ya 100 años, se habló de una acción múltiple, no de una acción directa, ya que esta última es el choque brutal entre los empresarios y los trabajadores”, señaló.
Por su parte, el actual líder estatal de la CROM, Jesús Ramírez Pérez, exhortó a los agremiados a no dejar la lucha por un mejor país; destacó que es la Confederación en Aguascalientes, la segunda central obrera con mayor importancia en el estado, lo que obliga a este sindicato a evolucionar de acuerdo a las exigencias que el mercado y el mundo globalizado demandan.
“Como dijo algún día nuestro querido Chuy: ‘El enemigo del trabajador no puede ser el patrón, en este mundo globalizado el verdadero enemigo es la competencia’; nosotros no somos enemigos, estamos para ayudarnos, para mejorar la calidad de vida de nuestros agremiados, siendo más eficientes, más competitivos, más productivos, pero sobre todo, siendo más humanos”, enfatizó.
El joven líder lamentó que los tiempos actuales estén marcados por una política económica que privilegia a unos pocos y dejan sin oportunidades a la enorme mayoría de los mexicanos.
“Hoy nuestro salario vale mucho menos que hace algunos años. El secretario del Trabajo ha anunciado un incremento sustantivo del microsalario, antes de que termine el 2016; Alfonso Navarrete explicó que esto sería parte de un pacto con el sector privado, al mismo tiempo que sería también un reflejo de la estabilidad macroeconómica, y descenso de la informalidad. Pero no hay que olvidar que el salario en México está situado 33% debajo de la línea de subsistencia; vale 73.04 pesos diarios, que no es suficiente para sacar de la pobreza a una persona que trabaja ocho horas diarias o más; con eso apenas se puede comprar el 30% de las cosas que se compraban en 1982 con el mismo salario mínimo. En tres décadas ha perdido el 70% de su capacidad adquisitiva”, condenó.