De las 78 empresas afiliadas a la Confederación de Trabajadores de México (CTM), el 10% ya fueron acordadas en el tema del Reparto de Utilidades en tanto que el resto, está en proceso de revisión para determinar los montos que habrán de recibir los trabajadores de dicha industria, informó Rogelio Padilla, líder de los trabajadores de las empresas automotrices en la entidad.

Explicó que por ley, las empresas tuvieron 10 días después de la fecha límite para la presentación de su declaración anual del ejercicio 2015, para hacer del conocimiento al sindicato sobre las utilidades obtenidas a lo largo del año pasado. “La fecha límite de declaración fue el último día de marzo, por lo que prácticamente todas las empresas del ramo automotriz entregaron al sindicato su copia de declaración fiscal y se está en el análisis y confirmación de que lo que las empresas declararon al fisco, corresponde a lo que los trabajadores vieron en las empresas.

Hasta el momento las revisiones ya concluyeron en 7 empresas y fueron acordados los montos que habrán de entregar a los trabajadores por concepto de reparto de utilidades, de acuerdo a lo que manda la ley.

Dijo que las revisiones del sindicato sobre las empresas se tornan complicadas porque las empresas emplean recursos legales para reducir los pagos de impuestos, pero en esas deducciones, a las que por ley tienen derecho, también la llevan de perder los trabajadores.

Se refirió a temas como reparación de maquinaria, equipos, ampliaciones, adecuaciones a la infraestructura productiva de las fábricas, de tal suerte que, las empresas prefieren recapitalizarse, “antes que entregar todo al fisco, y en ésas los trabajadores salimos perdiendo”.

Indicó que ante ese tipo de estrategias, el sindicato tiene pactado, desde el propio Contrato Colectivo de Trabajo, la figura de bonos de compensación, por aquellos casos en los que las empresas salgan con muy pocas o nulas utilidades, los trabajadores no dejen de recibir dinero para estas fechas.

“Los bonos suelen ser la última salida para dejar tranquilos a los trabajadores” y es que explicó que todos los años, para estas fechas, los trabajadores automotrices se generan altas expectativas en el terreno del reparto de utilidades, al grado tal que, cuando las cantidades son acordadas, se llevan la decepción por no cumplir con sus expectativas sustentadas en especulaciones.

Las cifras reales sobre utilidades el sindicato las maneja una vez que son conocidas de manera formal de parte de las empresas y todavía, “si los trabajadores no estamos conformes con lo que se nos ofrece, tenemos recursos para revisar y negociar”.

Hasta ahora las revisiones que hemos hecho, están siendo razonablemente correctas, pero aseguró que los trabajadores afiliados al sindicato cetemista, recibirán sin excepción, reparto de utilidades.