Si en lo económico tiene problemas la vocalía ejecutiva local del Instituto Nacional Electoral, para llevar a cabo la nueva elección en el Distrito 01, mayor será el desafío que enfrente para convencer a miles de ciudadanos, de que participen como representantes de casilla y que los ciudadanos acudan a votar.

Es indudable que varios elementos convergen en la organización, operación y resultados de estos comicios, y al ser la primera vez que tengan lugar y con las circunstancias que los rodean, se desconoce cómo terminarán, aunque se espera que sea de la mejor manera y que esta vez se respete el triunfo de la fórmula que decida el elector.

En lo financiero es factible que el Consejo General del INE autorice una partida especial para cerrar este capítulo de la elección a diputados federales, que tendrá lugar en los 10 municipios fuera de la capital de Aguascalientes, porque aun cuando la representación estatal cuenta con la partida anual, no prevé el gasto extra.

En donde sí tendrá que meterle toda la carne al brasero, será en apremiar a los partidos políticos para que trabajen al máximo en atraer la atención de sus militantes y ciudadanos en general, ya que serán ellos, y sólo ellos, los directamente beneficiados del resultado, de manera que si quieren elevar la votación deben ser los principales motivadores en cada colonia urbana y comunidad rural.

Estaría fuera de orden esperar que la autoridad electoral haga la chamba que le corresponde a los partidos, ya que su labor se debe enfocar en la organización y vigilancia del proceso, pero la principal carga de interesar a los votantes tiene que ser de los organismos políticos y sus candidatos.

En menos de mes y medio serán las elecciones extraordinarias –a finales de septiembre o principios de octubre– y en este tiempo el INE debe tener listo el padrón electoral que incluirá a los ciudadanos que recién obtuvieron la credencial para votar; seleccionar a los representantes de casilla que podrían ser los mismos que participaron el 7 de junio, con lo que se evitará la insaculación y la capacitación, el registro de candidatos y establecer quiénes cumplen los requisitos, ordenar la impresión de documentos electorales y estar atento en la fiscalización de ingresos y egresos de los partidos y candidatos. Una vez que se lleve a cabo la elección, hacer la declaración de validez y entregar la constancia a la fórmula ganadora, pero esto no termina ahí, pues habrá que esperar a que no se presenten impugnaciones que deban resolverse en los tribunales, para entonces cerrar este capítulo.

El mismo INE establece que los partidos políticos son: “Entidades de interés público que tienen como fin promover la participación de los ciudadanos en la vida democrática, contribuir a la integración de la representación nacional y como organizaciones de ciudadanos, hacer posible el acceso de éstos al ejercicio del poder público, de acuerdo con los programas, principios e ideas que postulan y mediante el sufragio universal, libre, secreto y directo.”

En función de lo descrito, es su obligación impulsar la intervención del pueblo en las elecciones, y si acuden en un número inferior al que corresponde al padrón electoral, es porque no hicieron bien la tarea, por consiguiente, tienen que hacer todo lo que esté a su alcance para que en la fecha que se indique, estén presentes en las urnas.

Frente a las voces que anuncian una baja asistencia, habrá que contraponer el esfuerzo que hagan quienes desde ahora se preparan para ser parte de esta jornada, que por lo inexplorada ingresará en los anales de la historia política nacional y será recordada por aquellos que estuvieron en ella.

Ciertamente, no será fácil convencer a la sociedad de que vote otra vez, porque lo vivido el 7 de junio fue invalidado por un tribunal, pero hay que hacer una campaña muy intensa en la que haya mayor compromiso y se superen los 107,066 sufragios que hubo.

Un dato que se debe tomar en cuenta, es que los ciudadanos del Distrito 01 fueron más participativos que los otros dos, porque aunque son menos electores casi igualaron con uno de la capital y superaron al otro, a pesar de que se duplican en cada distrito. Mientras que en el 01 fueron 107,066, en el 02 acudieron 116,103 y en el 03 fueron 98,756, esto significa que hay mayor conciencia cívica en los 10 municipios. Es algo que no se consideró a la hora del balance general, ya que sólo se mencionó que acudió menos del 40% en todo el estado, cuando en el 01 fue en mayor número; ojalá en los próximos comicios sea aún más elevada la cifra, y dejen constancia del valor que tiene su contribución política.

CON GUANTE BLANCO

Ante las embestidas recurrentes que recibe el Instituto Mexicano del Seguro Social, se responde con la construcción de una Unidad de Medicina Familiar (UMF) que atenderá a 48 mil derechohabientes del oriente de la ciudad, convirtiéndose en el doceavo centro de atención médica en el estado.

Como institución médico-asistencial masiva es objeto de ataques, ya que una irregularidad se eleva a la máxima potencia para acusar que es una práctica común, lo que aprovechan algunos pseudos líderes sindicales para llevar agua a su molino, cuando lo cierto es que tan sólo en el estado de Aguascalientes atiende a más de 500 mil personas –entre afiliados y sus familiares-, por lo que es ilógico esperar que entre los miles de servicios que ofrece diariamente, todos sean inmaculados.

Lejos de achicarse ante esas actitudes, el IMSS continúa adelante y la mejor manera de cumplir su labor es elevar la atención, como es este caso con la UMF que funcionará en el fraccionamiento Villas de Nuestra Señora de la Asunción, lugar al que acudió el delegado Diego Martínez Parra para una supervisión.

El funcionario recordó que hace dos años se hizo una proyección de necesidades “y justificamos una nueva Unidad de Medicina Familiar para el año 2016”, por lo que desde entonces se iniciaron las labores para obtener el predio y que el gasto de la obra se incluyera en el presupuesto de inversión general del IMSS, liberándose 10 millones de pesos para el diseño arquitectónico y labores preliminares del programa.

Para conocimiento de los habitantes de ese sector, Martínez Parra explicó que se tendrán 10 consultorios de medicina familiar y cinco de medicina preventiva, y de manera inicial funcionará coordinadamente con la UMF No. 9, a la que una vez que entre en funciones, desahogará en más de 110 mil consultas al año.

Una vez que se tengan las especificaciones de la obra y se estime el costo, el siguiente paso será tramitar a nivel central la licitación nacional, esperándose que la inversión se incluya en el presupuesto global del año próximo.

Algo que no comentó el delgado del IMSS, pero que será tangible cuando se inaugure esa Unidad, es la contratación de personal, entre médicos, enfermeras y trabajadores administrativos y de intendencia, número que se ampliará con el Hospital General de Zona Número 3 (HGZ-3) que se construye en el municipio de Jesús María.

Hay varias formas de responder ante la insidia y una de las más elegantes es hacerlo con trabajo, con hechos palpables y es lo que viene haciendo el Seguro Social.

DOSCIENTOS DÍAS

A lo largo del ciclo escolar 2015-2016, que será inaugurado este lunes 24 de agosto, volverá a ser común oír las recriminaciones por el incumplimiento de los 200 días de clase, como si la suspensión de algunos restringiera el programa general. Dice un profesor que se puede obtener buenos resultados en menor tiempo, sólo que se les obliga a apegarse a las disposiciones, esto lleva a que haya tiempos “muertos” que él aprovecha para fortalecer los conocimientos de sus alumnos, actitud que le da buenos resultados, ya que algunos han obtenido primeros lugares en distintas materias. Lo que se requiere, en todo caso, es apreciar el resultado final y no fijarse en que tal o cual día no hubo clases, algo que hacen padres de familia que toman la escuela como guardería. De poco sirve que un grupo cumpla con el total de las fechas si a la hora de los exámenes tiene calificaciones de seis o siete, y en cambio, aquel que tuvo menos horas-clase obtiene ocho, nueve y hasta 10.