El PT y la numeralia de su inexplicable salvación

En esta ocasión no podía dejar de comentar uno de los temas que más me ha decepcionado en los últimos días y a pesar de que he intentado buscarle alguna explicación, no encuentro hasta la fecha ningún silogismo lógico que conduzca a la absurda conservación del registro por parte del Partido del Trabajo derivada de la elección extraordinaria realizada en nuestro distrito federal número 1, misma que he venido comentando ad nauseam en este espacio.
Primeramente, será importante abordar la numeralia obtenida en la elección celebrada el pasado 7 de junio en la cual Gregorio Zamarripa fue el claro vencedor y que bajo argumentos legales poco contundentes, la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación decidió anular. Por una parte, el Partido Revolucionario Institucional obtuvo 31,430 votos; el Partido Acción Nacional 30,698 votos; el Partido Nueva Alianza 12,539 votos; el Partido Verde Ecologista de México 6,919 votos; el Partido de la Revolución Democrática 5,385 votos; el Partido Morena 3,190 votos; el Partido del Trabajo 3,149 votos; el Partido Encuentro Social 2,229 votos; el Partido Humanista de México 2,402 votos; el Partido Movimiento Ciudadano 893 votos; los votos nulos llegaron a los 5656 votos y los candidatos no registrados 113. Todo esto, da un total de 104,513 sufragios emitidos.
Concentrándonos en el análisis de dichas cifras, podemos concluir que el Partido del Trabajo obtuvo el séptimo lugar en la preferencia del electorado del distrito electoral cuya cabecera se encuentra en Jesús María. Razón por la cual sigo sin comprender cómo de la séptima posición, logró ascender su votación en aproximadamente un 438% para la elección extraordinaria en la que las cifras hasta el día de hoy nos arrojan 13,810 votos. Tomemos como base que en TODA la elección del pasado 7 de junio, el PT obtuvo 6,919 votos, por lo que la votación emitida el 7 de junio para dicho partido significó el 45.51% de la votación total obtenida por dicho partido.
Esperando que tanto número no parezca trabalenguas o constituya un obstáculo para que con claridad reflexionemos acerca del tema. Considero inexplicable que un partido político, cuyas finanzas y presupuesto para sobrevivir un año más en nuestro sistema político mexicano se encuentren supeditadas a la obtención del porcentaje mínimo de votación exigido por la ley (en otras palabras, estamos hablando que de confirmarse la obtención del porcentaje requerido, el partido tendrá cerca de 300 millones de pesos).
Me declaro enemigo de los grandes derroches en campañas electorales, ya que creo de nada sirve gastar dinero en impresiones y promocionales; sin embargo, trato de ser sumamente objetivo y comprender que una campaña requiere ciertas erogaciones pero un mayor trabajo de campo y cercanía con la gente. Por más increíble y aberrante que esto parezca, no puedo dejar pasar las declaraciones de Alberto Anaya Gutiérrez, quien abiertamente manifestó que las finanzas del partido se encontraban comprometidas y únicamente se utilizaron los 122 mil pesos otorgados por el organismo. Todo esto, viene a cerrar mis ideas y creo que a todos como mexicanos, nos lastima el hecho de que abiertamente se haya denunciado la compra de votos por parte del PT en cantidades que oscilaban entre los 1000 y 2000 pesos, cuando manifestaron utilizar dicha cantidad y el tope de campaña era de 543 mil pesos.
Intentando otorgar el beneficio de la duda al trabajo del candidato, dediqué un par de días a la investigación de su campaña y propuesta legislativa, misma que bajo la mayor objetividad posible no considero apropiada al electorado bajo ningún parámetro. Quisiera escribir muchísimo más sobre el tema, pero las líneas se agotan y el tema da mucho para hablar; sin embargo, me retiro dejando en el tintero la reflexión de cómo en ocasiones la ciudadanía tiene una doble moral y debemos combatirla a toda costa, ya que exige, por una parte, mejores servidores, pero por otra, mantiene partidos políticos parásitos que buscan mantener su registro a efecto de continuar recibiendo ingresos que provienen de nuestros impuestos.

Correo: davidreynoso40@hotmail.com
Twitter: @davidrrr