Este auto, del que sólo quedan 49 ejemplares, fue la inspiración de Hugh Hefner para el nombre de su revista.
Playboy Motor Car Company apareció en 1947 en Buffalo, Nueva York y fue una pequeña compañía que tuvo sólo un modelo, el Playboy, del cual se fabricaron 97 autos.
La idea fue crear un vehículo pequeño que costara menos de mil dólares diseñado para ser un segundo coche familiar, no el principal.
Esta iniciativa se le ocurrió al vendedor de autos Louis Horwitz (distribuidor de Packard) quien se asoció con Charlie Thomas (ingeniero de Pontiac) y Norm Richardson (un talentoso mecánico).
La idea tiene sentido hoy pero fue avanzada para la época.

Con techo de acero
El Playboy tenía 48 caballos de fuerza, iba de 0 a 100 km/h en 26.3 segundos y su velocidad máxima era de 112 km/h. Contaba con tecnología convencional de la época, incluyendo un pequeño motor delantero, tracción trasera y descapotables con techo de lona. Pero Playboy experimentó también con la idea de un motor trasero e incluso con descapotables con techo de acero.

Ni la publicidad ayudó
A pesar de la gran publicidad que se le hizo y de enviar Playboys por todo Estados Unidos, e incluso a otras partes del mundo, en 1949, la empresa se declaró en quiebra por falta de inversionistas y tuvo que cerrar; de los 97 carros fabricados, ninguno se ofreció para la venta al público.

Hugh Hefner y el Playboy
El nieto de Louis Horwitz afirma tener una carta de Hugh Hefner, fundador de la revista Playboy, confirmando que el nombre de la publicación fue sugerido por un amigo cuya madre había trabajado en Playboy Motor Car Company. Esta historia fue recreada en la serie de Amazon “American Playboy: The Hugh Hefner Story”.

Un Playboy para el recuerdo
Actualmente, se tienen registrados sólo 49 Playboys existentes, de estos, se sabe que 15 están en buenas condiciones para ser manejados, por lo que al Playboy se le considera un auto de colección.

Compartir
Artículo anteriorEbriorexia doble mal
Artículo siguienteJuega y educa