Silvia Guerra

Existe un estudio que indica, dependiendo del lado en donde tengas colocado el partido de tu cabello, cómo impactas en tus relaciones interpersonales, afectando de inmediato la percepción que se tiene de ciertos rasgos de tu carácter. Los resultados también arrojan que hacia donde peines tu cabello, revela algunas características de tu personalidad, de tu auto percepción y de tu desarrollo personal. Este estudio fue realizado por los hermanos John y Catherine Walter, especialistas en física nuclear y antropología cultural, respectivamente. Los resultados fueron publicados en 1999, para ayudar a la gente a tener más control sobre la opinión que los demás pueden tener sobre ellos con respecto a su personalidad.

De aquí en adelante, cuando se menciona la posición del partido del cabello, ésta es tomada de acuerdo a la persona a la que nos referimos y no, conforme a nosotros que la vemos.

Un partido o raya colocada en la izquierda, otorga la percepción inconsciente a las actividades controladas por el hemisferio izquierdo del cerebro, por ejemplo las actividades generalmente atribuidas a la masculinidad.

La raya colocada en el lado derecho, apela inconscientemente a las actividades controladas por el hemisferio derecho del cerebro y que son generalmente atribuidas a la parte femenina.

Si eres una persona que quiere demostrar amabilidad y cercanía, la raya del cabello debes colocarla en la parte derecha de tu cara. Por otro lado, un hombre que busca proyectar decisión y seguridad en un tipo de puesto que tradicionalmente se considera masculino, generará confusión y falta de credibilidad, si utiliza el partido en su lado derecho, ya que está enviando mensajes mezclados, mensajes subconscientes que son contradictorios.

Analicen fotografías de políticos para que puedan constatar cómo la mayoría utiliza la raya del cabello en su lado izquierdo (fuerza, masculinidad, poder), incluso las mujeres. Obviamente refuerzan el mensaje, utilizando además otros estímulos que comunican lo mismo de manera inconsciente (color, lenguaje corporal y verbal).

Otro ejemplo es cómo manejan la percepción de los distintos personajes en las películas. Clark Kent – Supermán. Cuando Christopher Reeve personificaba a Clark Kent, utilizaba una raya de lado derecho y lo hacía ver más frágil. Al estar personificando la fortaleza de Supermán, cambiaba la raya de su cabello a su lado izquierdo.

Si te interesa leer más sobre este estudio realizado por los hermanos Walter, ingresa en este enlace para que puedas hacerlo: http://www.truemirror.com/hp/hpttmc1999.pdf

Nos vemos la próxima semana.

El Poder de tu Imagen.

silvia@consultoriadeimagen.com.mx