RODRIGO ÁVALOS ARIZMENDI

Hace unos días comenzaron a verse en diferentes avenidas unas mantas que indican que se les dé una patada en el trasero a los corruptos. La orden o sugerencia es del ex diputado federal Rubén Camarillo. Lo anterior aparte de afear la estética urbana es de un total mal gusto, pero sobre todo una invitación a la agresión, lo cual es delicado en estos tiempos de tanta provocación, ofensa, inseguridad, en donde a la menor provocación se suscitan pleitos, y eso lo vemos por ejemplo entre algunos choferes de automóviles, autobuses urbanos o taxis, que por nimiedades se insultan y amagan con bajarse de las unidades a pelear. Por lo tanto no es entendible la estrategia de marketing político de Camarillo. Así mismo se pueden observar muchos espectaculares de otros panistas que acaban de terminar su periodo en la cámara de diputados. Se percibe que el promocionarse ya en las postrimerías de su encargo es sólo para hacer presencia entre la población pensando en lo que se viene el año entrante y apelan a la fragilidad de memoria de los ciudadanos para que no cuestionen la poca, o nula, actividad legislativa realizada. Sólo que la población ya está curada de espanto y no olvidará en tan poco tiempo qué hicieron y qué dejaron de hacer. Y es que ese tipo de cargos no son fáciles de dejar. Dietas, viáticos, boletos de avión, automóvil, etc. Todo ese mundo de canonjías hace que quieran seguir en el pandero político que otorga tantos beneficios. Por eso los actos agresivos y hasta vulgares que intentan llamar la atención. ¿Ese es el nivel de la política de barriada que se maneja para alcanzar un puesto relevante? ¿No existe más la altura de miras? ¿Sólo el deseo de mantenerse a flote a costa de lo que sea?

Carlos Castillo Peraza decía: “La política no es una lucha de ángeles contra demonios, sino que debe partir del fundamento que nuestro adversario político es un ser humano”. José González Torres: “Otra vez la eterna fábula: el lobo que bebe arriba acusa al cordero —que bebe abajo— de que le ensucia el agua”. Manuel Gómez Morín: “Mientras en México no exista conciencia política, hábitos políticos y doctrina política, las calenturas políticas no nos llevarán a ninguna parte”. Las anteriores son frases de panistas que ya tienen un lugar en la historia, y yo me preguntaba: ¿Qué tal se oiría la frase, “Dale una patada en el trasero a los corruptos”, en boca de cualquiera de ellos? Creo, en verdad, que esa no es la clase de contienda política que queremos los ciudadanos, sino la de propuestas y desde luego, sin invitaciones a la agresión.

Como quiera que sea para la carrera política del año entrante ya están enfilados quienes van en la recta final. En el PAN hay dos que van en un mano a mano para la gubernatura. Un Martín Orozco con mucho años ya de trabajo para su causa y la revelación de la política local Antonio Martín del Campo, que a propios y extraños ha convencido en tan solo año y medio, gracias al excelente trabajo que está realizando como alcalde. Aparte de que tiene un trato que inspira confianza, por su sencillez y, sobre todo, porque está cumpliendo sus promesas de campaña. El último gran logro fue desaparecer lo que fue la Línea de Fuego allá por Colinas del Río, que era una verdadera pesadilla para los habitantes de ese fraccionamiento así como los aledaños. Ahora sí que, ¡sí se pudo! Así mismo es un placer circular por las calles y avenidas “cero baches”, eso no se olvida a la hora de hacer el recuento de beneficios para la comuna. Y para la alcaldía, en donde deberá prevalecer la equidad de género para la decisión, se está moviendo con intensidad uno de los líderes panistas más influyentes actualmente en la cúpula legislativa. Aunque Mario Álvarez también está metidísimo en lograr la candidatura. En el PRI no hay de otra. Lorena Martínez ya dijo incluso que está lista para dejar la PROFECO para prepararse para la campaña. Esto originará que Gabriel Arellano opté por cobijarse por otro partido, pues cómo independiente no podría. O de plano volver a ser candidato a alcalde. En fin, poco vivirá el que no vea a los candidatos de los partidos mandones en Aguascalientes.

 

AYOTZINAPA, SOSPECHAS Y DESCALIFICACIONES

Realmente el hallazgo y la confirmación de la identidad de una persona a partir de las pruebas hechas por un laboratorio absolutamente imparcial, y supuestamente con la mayor calidad técnica, que este tipo de determinaciones puede permitir en cualquier parte del mundo, coincide con la anterior confirmación, lo cual nos vendría a probar, científicamente, que hay dos casos, de los 43 que se indagan, en donde se puede decir con toda claridad que esas dos personas no están vivas, que están identificadas que fueron incineradas en donde la versión de la procuraduría dijo; y contradice lo que dijo el grupo inter disciplinario de que ahí no había ocurrido la incineración de los cuerpos. No se sabe si todos, pero cuando menos de esos dos, al parecer por esta evidencia que llamaría incontestable, existe la seguridad de que algo de lo que se dijo que así había ocurrido, ocurrió de tal manera en efecto. Esto viene a confirmar lo que dijo el Padre Solalinde desde un principio y viene a confirmar las denuncias que llevaron a esa conclusión, y también se confirma algo en lo que hasta los egipcios ya se metieron: Que en la lucha contra el delito mueren muchos inocentes, como mueren muchos inocentes en la lucha contra el terrorismo, que es el delito elevado a una potencia doctrinaria, ideológica, con posiciones ultra; porque finalmente detrás de todo terrorista hay un fanático de una causa política. En el Medio Oriente y toda la zona cercana a Egipto no necesitamos ir por demasiados ejemplos lejanos, los tenemos ahí pegaditos y ya sabemos lo que es el Estado Islámico y todo lo que ocurre, como ya sabemos cuál es el origen de este gobierno egipcio. Es un gobierno que proviene de la destitución de un gobierno; no diré democráticamente elegido pero sí electoralmente confirmado. Mohamed Morsi duró muy poco tiempo en el poder, fue toda esta ilusión inducida de lo que se llamó la “Primavera Árabe”, que no fue más que un cuento interesado, de los países que tienen intereses en esa región, y que no son países ni árabes ni musulmanes. Y ahora vemos que allá también andan a las “atinadas”; son capaces de bombardear cuando no deben, sin confirmar la identidad de los blancos a los cuales deben atacar y al gobierno mexicano no le queda más que ir a pedir explicaciones. Creo que pedir explicaciones es algo muy conveniente, obtenerlas es algo más complicado. Creo que el gobierno mexicano no va a obtener respuestas satisfactorias. Posiblemente el gobierno de Egipto le ofrezca una verdad histórica y no sabemos si el gobierno mexicano aceptaría esa verdad. Y si no la acepta el gobierno mexicano al gobierno de Egipto no le va a interesar demasiado. No puede haber mayores represalias, no puede haber mayores consecuencias. Egipto queda demasiado lejos de nuestro país. No hay nada con lo que se pueda presionar a los egipcios, excepto decirles que ya no va a haber turistas mexicanos, lo cual tampoco les preocupa ya que tienen Europa cruzando el Mediterráneo y ellos tienen una corriente turística importante de la cual 10, 15 o 100 mexicanos simplemente no les importan. Creo que los que han vivido pequeñas temporadas en Egipto, no han de haber visto con tanta sorpresa lo que sucedió ahí la semana pasada. Lo único que no se entiende es cómo ese país se sostiene, porque es un lugar absolutamente caótico. La estructura social de Egipto se asienta en el caos. Es muy similar ver como se conforman las fuerzas políticas; es igual a como se maneja un automóvil en El Cairo, las calles no tienen sentido definido, y los automovilistas se meten por donde quieren y hacen lo que quieren, se usa más el claxon que el volante y los frenos; hay una enorme cantidad de motociclistas, es un poco lo que pasa en la India. Y las estructuras políticas así se manejan. Excepto cuando hay una mano fuerte. Como en los tiempos de Anwar el –Sadat que era el hombre que decía cómo se hacían las cosas, y se hacían como él decía. El que no las hacía como él decía sufría las consecuencias. ¿Cuál fue la primera consecuencia para Anwar el-Sadat? ¡Que su propia guardia le metió un bazookazo! en un desfile. Cosa que en México no pasa ni en el grito del 15 de septiembre, aunque ya ha pasado una bomba contra el palacio nacional durante un desfile, en el tiempo del gobierno del presidente de la Madrid y el granadazo en Morelia.

Lo que realmente llama mucho la atención y será materia de comentarios para muchos días, es el hallazgo de los restos del joven Jhosivani Guerrero de la Cruz. Es una lástima confirmar la muerte de una persona a la cual sus familiares tenían la esperanza de volver a ver vivo. Este hallazgo por desgracia les va a impedir la alegría de volverlo a ver, pero también les va a dar la confirmación de que ya saben, y aunque sea una mínima parte de su cuerpo podrá ser recuperada para un servicio fúnebre o para lo que a la familia así convenga, pero en el juego de versiones y de aprovechamientos políticos de una versión con una finalidad y de otra versión para otra finalidad, este asunto de como se enfrenta la evidencia con la sentencia del grupo interdisciplinario, va a dar mucho de qué hablar. Solamente falta que ahora, habiéndolo confirmado hasta los expertos totalmente independientes y neutros, venga una nueva andanada de sospechas y descalificaciones, y digan que no, que eso no es como dicen los austriacos que fue, después de probar y comparar los rasgos y los rastros del ADN en todas las muestras y de todas las familias. Habrá que esperar las reacciones de todos los familiares así como del anuncio de la Procuraduría, que deberá ampliar esta información de la cual apenas se conocen los primeros indicios.