Por: Octavio Díaz García de León

Twitter: @octaviodiazg

 Las propuestas del presidente electo Donald Trump en materia de política exterior fueron tan heterodoxas que causaron pánico y sembraron incertidumbre entre la mayor parte de los países del mundo. También han causado gran consternación al interior del “establishment” americano, quienes acusaron a Trump de ignorante y peligroso para los intereses de Estados Unidos. Aunque en general sus posiciones sobre política exterior son contradictorias y poco claras, se puede adivinar su visión acerca del nuevo papel que debe jugar su país en el mundo: el mínimo posible.

Una imagen que refleja su visión aislacionista es precisamente el muro (“Un muro hermoso que van a pagar los mexicanos”) que quiere construir en la frontera con México para evitar que mexicanos, musulmanes y otros indeseables ingresen ilegalmente. Sus propuestas contradicen décadas de expansionismo imperial, libre comercio, apertura al mundo, de ser un país extrovertido que busca su grandeza ampliando sus fronteras para convertirlo en un país introvertido, encerrado en su castillo de la pureza y separado del mundo por el muro de la soledad.

La visión de Trump no es la de las élites americanas que han prosperado gracias a ese expansionismo, sino que refleja el pensamiento de un gran segmento de la población de ese país, blanca, cristiana, rural, encerrada en sí misma, que no viaja, no lee, con pocos estudios, se alimenta intelectualmente del entretenimiento y que tiene una visión provincial del mundo para quien lo externo le es ajeno y también una amenaza. Trump refleja ese deseo de cerrarse ante el mundo.

De llevarse a cabo esta visión radical, transformaría profundamente la geopolítica mundial. Hay que recordar que tras siglos en que las naciones europeas se destruyeron unas a otras en innumerables guerras, la segunda guerra mundial marcó el fin de las naciones europeas como potencias mundiales, dejando a dos que dominaron el mundo y que se enfrentaron durante poco más de cuatro décadas en la llamada guerra fría: Estados Unidos y la Unión Soviética.

La caída del muro de Berlín y con él la caída del imperio Soviético, trasformaron de nuevo el panorama geopolítico del mundo dejando a Estados Unidos como la nación más poderosa del planeta. Por otra parte, bajo el régimen de Putin, Rusia ha tratado de recuperar su presencia militar y ha ejercido su músculo en los países vecinos, tales como Ucrania y Georgia. Han también apoyado al régimen de Bashar al-Ásad en Siria, mientras que E.U. intenta derrocarlo, aunque allí la situación es más confusa pues las fuerzas del Estado Islámico, (ISIS) son enemigas de Estados Unidos y de al-Ásad. China por su parte, quien ya es la segunda potencia económica en el mundo, empieza a disputar regiones a E.U. y sus aliados, especialmente en el sureste asiático, pero también en Latinoamérica y África. (http://octaviodiazgl.blogspot.mx/2015/05/el-mundo-segun-kissinger.htm). Estados Unidos había actuado como factor de equilibrio y policía del mundo para contener a Rusia y a China en sus ambiciones imperiales, y a potencias regionales menores como Irán y Corea del Norte y para apoyar a Israel y Arabia Saudita. Con esta nueva visión, podría dejar de hacerlo.

Algunas de las propuestas de Trump que ilustran su visión son (http://www.ontheissues.org/2016/Donald_Trump_Foreign_Policy.htm) (http://graphics.wsj.com/elections/2016/donald-trump-hillary-clinton-on-foreign-policy/):

  1. Estados Unidos no puede ser el policía del mundo. Los 28 países de la OTAN deberían pagarle a Estados Unidos por el apoyo militar que ese país le brinda a la organización. Pero lo mejor sería retirar las tropas americanas de la OTAN para ahorrarse mucho dinero.
  2. Que Japón y Corea del Sur paguen por la defensa que les brinda E.U. y que tengan sus propias armas nucleares.
  3. La gente quiere fronteras fuertes y no quiere recibir inmigrantes. Por eso aplaudió la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea y propone el muro con México.
  4. Rusia es aliado de Estados Unidos para destruir a ISIS, por lo que deberían ir de la mano. (Además, ha expresado su admiración por Putin).
  5. Se debe cobrar por las bases militares americanas que protegen a otros países, como aquellas que están en Arabia Saudita y en Alemania.
  6. No hay que tomar partido por Israel para lograr la pacificación en esa región del mundo.
  7. Que sean los alemanes y quienes viven en esa región quienes defiendan a Ucrania de los rusos. Que no lo haga Estados Unidos.
  8. Era mejor haber dejado en el poder a los dictadores Sadam Hussein y Moumar Khadaffi para evitar el caos que provocaron las intervenciones de Estados Unidos en esos países.
  9. China se aprovecha de Estados Unidos con exportaciones baratas que les han robado millones de trabajos y ellos son los que sostienen y mueven a Corea del Norte.
  10. Que se instauren formas más fuertes de tortura contra terroristas y que se mate a sus familias.
  11. Que se construya el muro con México, se deporte a millones de indocumentados y se renegocie el TLCAN con un enfoque proteccionista.

Estados Unidos bajo Trump, dejaría de tener un papel activo en el mundo y propiciaría carreras armamentistas que transformarían los equilibrios mundiales. El lugar de Estados Unidos sería ocupado probablemente por China y Rusia. Quizá es tiempo de que México busque a China para llenar el hueco que le hace Estados Unidos.

http://octaviodiazgl.blogspot.mx/    http://heraldo.mx/tag/todo-terreno/   Correo: odiazgl@gmail.com