CIUDAD DE MÉXICO.- Tras su boda con el empresario mexicano José Bastón, Eva Longoria fue captada sin gota de maquillaje cuando llevó a sus sobrinos a comer al The Loeb Boathouse, en el Parque Central de Nueva York.
La estrella de Desperate Housewives, de 41 años, hizo alarde de su cutis impecable y su indiscutible aire de felicidad mientras caminaba, ataviada en ropa casual.
La actriz lució un par de lentes oscuros tipo aviador con el cabello recogido en una cola de caballo, una blusa a rayas y ajustados pantalones de mezclilla blancos.
Longoria también optó por no llevar tacones, prefiriendo uno tenis, y cargó su chaqueta azul acolchada en la mano ante el calor, mientras se dirigía a reunirse con su familia en el restaurante neoyorquino, informó el Daily Mail.
En su Instagram, donde recientemente cambió su nombre a Eva Longoria Bastón, compartió una imagen de una copa de champaña desde el interior del restaurante. (Staff/Agencia Reforma)