CDMX.- Es hija del Presidente electo de los Estados Unidos con la modelo checa Ivana Trump.
Alta, sofisticada y elegante, puso el toque femenino a la campaña del republicano, más que la esposa del Donald Trump, Melania.
A sus 35 años, Ivanka, conocida modelo y socialité, está casada con el empresario Jared Kushner, por quien se convirtió al judaísmo. Tiene 3 hijos y es la vicepresidenta de las empresas de su famoso padre.
Cuenta con una línea de ropa y accesorios hechos para mujeres ejecutivas, misma que ha tenido bastante éxito en las redes.
Además, vende ropa, accesorios y joyas, y cuenta con una boutique propia en la Avenida Madison en Nueva York.
“Sus diseños son sencillos y modernos y andan alrededor de los 150 dólares, aunque ha sido muy criticada por maquilar en China, situación que su padre ha considerado como uno de los males del sistema estadounidense”, afirma el diseñador Ernesto Hernández.
Siendo adolescente, Ivanka empezó a modelar llegando a ocupar la portada de revistas como Seventeen, Stuff, Forbes, Elle y Harper´s Bazaar.
Algunos de sus detractores afirman que se rebajó las mejillas con una operación de cirugía plástica.
Por su estatura (1.80 metros) fue muy ovacionada en pasarelas modelando para Versace, Marc Bouwer y Thierry Mugler. También logró importantes campañas publicitarias para firmas como Tommy Hilfiger y los jeans Sassoon.
Sin embargo, cansada de los flashes, abandonó el mundo de la moda para dedicarse a la administración por lo que estudió en la famosa Escuela de Negocios Wharton de la Universidad de Pensilvania.
Apareció con Donald Trump en el reality The Apprentice que hiciera tan popular al magnate en los años 90.
Su estilo para vestirse es sencillo, ya que generalmente usa prendas de buen corte y pocos accesorios.
Le encanta usar prendas de su propia firma, como las que lució en algunas noches importantes de la campaña.
“Tiene estilo sofisticado y elegante. Sabe que ‘menos es más’ en la moda y lo aplica. Siempre usa vestidos lisos, odia los estampados, zapatos de tacón elegante y pocas joyas, muy caras”, afirma el coordinador Marco Corral. (Fernando Toledo/Agencia Reforma)