Rodrigo Ávalos Arizmendi

Hoy sábados 8 de octubre, es una fecha importante para el periodismo aguascalentense, toda vez que el diario EL HERALDO cumple 62 años de existencia; un periódico que desde entonces ha visto y ha contado con análisis crítico, con pluralidad, todo lo que ha sido el devenir histórico de México y Aguascalientes, desde la época en que apenas había radio en algunas casas, pero no había televisión.

Para cualquier ciudad del mundo es un orgullo tener una historia ahí. No escrita por las plumas del oficialismo, sino escrita por la sociedad, porque finalmente un periódico es una voz social; un periódico acompaña el crecimiento de un país, de una ciudad. Un periódico atestigua la historia, critica los excesos y llora con las desgracias. Un periódico a veces naufraga en una inundación. Un periódico padece la vida y la relata, y todos los días se la entrega a sus lectores envuelta, como decía Goncourt, en un humilde cucurucho de papel. Ahí les da la vida. La vida que los ciudadanos de esta ciudad hemos construido. El diario El Heraldo ha servido para envolver la historia y ha servido para envolver el alma del pueblo. El Heraldo ha ido imprimiendo día con día, el paso implacable de la vida. Ese es el enorme mérito de un periódico.

Todos los periódicos del mundo, los grandes, los pequeños, los históricos, los ocasionales, etc., tienen una constante y un elemento de igualdad, que es qué en sus páginas se encuentra todo el mundo y todas las ilusiones de la vida. Y las desilusiones también. ¿Entonces que es El Heraldo? El Heraldo es una hazaña contemporánea, porque no me voy a ir a hace 62 años, hablaré de los últimos años, pues es un fenómeno impresionante de acondicionamiento con el tiempo actual. El Heraldo no solamente tiene la edición impresa, que es de una enorme importancia, sino que es un periódico lleno de calidad, tanto en lo escrito como en lo virtual. En Aguascalientes nadie tiene una página de virtualidad informativa como El Heraldo, con el mayor número de visitas que hay en Aguascalientes para un portal de ese tipo. El Heraldo se ha modernizado sin perder su tradición. Pensando con una enorme audacia empresarial y también con una enorme libertad política. Ha hecho una gran labor en lo técnico, en lo editorial y en la organización interna. Hizo todo lo que tenía que hacer para crear una organización moderna. Y entendió que la única manera de tener un periódico independiente, es tener un periódico concurrente, donde las ideas de todos se puedan expresar, porque todos hacen el periódico. Información, análisis, crónica, crítica, pluralidad, son características evidentes en la edición cotidiana del periódico. En lo personal hoy por hoy me llena de orgullo, es honor y privilegio, formar parte de los colaboradores de El Heraldo de Aguascalientes. Hoy recordamos con mucho cariño a su fundador, Don Mauricio Bercún Melic. Y felicitamos con mucho gusto y orgullo al Lic. León Mauricio Bercún López, Director General, lo mismo que a mi dilecto amigo, el Lic. J. Asunción Gutiérrez Padilla, Director Corporativo de este periódico. Desde luego van las felicitaciones también a todo ese equipo humano que hace posible que día con día, muy tempranito, tenga usted en sus manos su edición cotidiana. ¡Felicidades a El Heraldo de Aguascalientes en este su sexagésimo segundo aniversario!