Por: Octavio Díaz García de León

Twitter: @octaviodiazg

El enfrentamiento entre la CNTE y el gobierno continúa. En los cuatro estados donde tiene presencia la Coordinadora, Michoacán, Oaxaca, Guerrero y Chiapas, genera problemas con bloqueos, marchas, cierre de escuelas y otras medidas de presión que también han agobiado a la capital del país. Con la llegada del Secretario Nuño se empezó a aplicar mano dura mediante descuentos a maestros faltistas, encarcelamiento de líderes, despidos y finalmente un desafortunado encuentro con las fuerzas de seguridad pública en Nochixtlán donde hubo 8 muertos.Luego apareció la mano blanda del Secretario de Gobernación Osorio Chong (después de que se le pasó la mano en el uso de la fuerza pública en Nochixtlán) y ante esta oscilación en la estrategia, los maestros de la CNTE se han fortalecido y cada vez obtienen mayores concesiones, sin cesar las movilizaciones.
El conflicto con los maestros de la CNTE es quizá un indicio de que el gobierno ha sido un mal patrón. No porque no atienda todos los reclamos de los maestros, sino porque quizá no ha tocado el fondo de esos reclamos. No todo se arregla a base de prestaciones económicas pues no hay dinero que alcance. Hay otras cosas que ayudan a tener una relación laboral productiva – como lo sabe cualquier experto en recursos humanos – para incrementar el bienestar y la satisfacción de los trabajadores. Empezando porque se les ponga atención a ellos en lo individual y a sus condiciones de trabajo.
Este problema afecta no sólo a los maestros, sino a todos los empleados del gobierno. Existen programas incumplidos y prácticas laborales abusivas. Por ejemplo, el servicio profesional de carrerano está funcionando; no sólo no se han aumentado salarios en el gobierno federal desde el 2001, sino que recientemente la Secretaría de Hacienda, modificó el tabulador para disminuirlos aún más. En el gobierno federal, regresaron las costumbres de sexenios pasados donde los mandos no se pueden ir a sus casas hasta que se vaya el jefe, lo cual suele ser incluso en la madrugada, para iniciar la jornada a la hora normal al día siguiente; también se ha extendido la obligación de trabajar fines de semana y todo esto sin compensación alguna. Hay mala calidad de los servicios del ISSSTE y las pensiones son bajas después de muchos años de servicio.
¿Por qué el gobierno no es buen patrón?

• Es tan grande la cantidad de burócratas, alrededor de 4 millones (http://eleconomista.com.mx/sistema-financiero/2012/06/24/hay-16-millones-burocratas-gobierno-federal), que para el gobierno resulta muy importante tener el apoyo político de esta enorme masa de trabajadores, lo cual ha evitado el tener relaciones laborales sanas.
• Se ha propiciado el surgimiento de líderes sindicales poderosos como Romero Deschamps y Elba Esther Gordillo que se dan el lujo de tener aviones particulares, mansiones en Estados Unidos y otros privilegios que contrastan con la pobreza de sus agremiados, a cambio de apoyos políticos.
• Las autoridades cambian con frecuencia, por lo cual se da una desconexión entre los jefes y la masa trabajadora.
• Los mandos no se preocupan por los trabajadores. En general, tratan de quedar bien con sus superiores y no con sus colaboradores. Esto se puede observar por las malas condiciones en que trabajan miles de burócratas: oficinas desvencijadas, edificios en mal estado, escritorios amontonados sin ninguna privacidad con distracciones y desorden.
• No hay capacidad gerencial. La alta burocracia en general no sabe dirigir grandes organizaciones. Delegan la tarea de atender a los trabajadores siendo que ellos deberían involucrarse personalmente.
• No hay objetivos claros a nivel individual, ni evaluación del desempeño con consecuencias. El burócrata no se preocupa de hacer su trabajo sino de quedar bien con su jefe.
• No hay buenos sistemas de remuneración con incrementos de sueldo y prestaciones, acordes a la inflación, a las capacidades presupuestales y a los resultados que produzcan, como en cualquier organización privada.
• Se contrata cada vez más gente en lugar de asegurarse que quienes ya están den resultados. Hay muchos burócratas sin nada que hacer o haciendo trabajos inútiles.

Existen desde luego excepciones. En el Instituto Federal de Telecomunicaciones se ha puesto en marcha un esquema laboral de vanguardia impulsado por su titular de administración, Mario Fócil y su director de recursos humanos, Juan José Sosa. Los trabajadores ya no tienen que acudir a una oficina a trabajar, con el consecuente ahorro en rentas y la disminución de tráfico y contaminación en la Ciudad de México. Para ello se les proporcionan escritorio, computadora y el enlace de internet en sus casas, es decir, lo mismo que tienen en sus oficinas. También está el caso del INEGI con un horario corrido que permite salir a las 4:30 p.m., otorgando a sus empleados una vida familiar más digna.
La raíz del problema de la CNTE y demás trabajadores gubernamentales con su patrón, es la mala administración de los recursos humanos y la falta de cercanía entre jefes y trabajadores. El querer manejar las relaciones laborales de manera cupular con los líderes sindicales no funciona. Con una verdadera cercanía de autoridades con la base trabajadora, como lo han demostrado muchos casos en el sector privado, se podrían ahorrar a los sindicatos y a sus líderes, tener una relación productiva, orientada a resultados y más armónica, lo cual redundaría en beneficios para quienes trabajan en el gobierno y para quienes reciben sus servicios.
__________________________________________________________________http://octaviodiazgl.blogspot.mx/ http://heraldo.mx/tag/todo-terreno/ Correo: odiazgl@gmail.com