Redacción | El Heraldo

El gobernador Carlos Lozano de la Torre, en relación con el fallo del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación que ratificó a Martín Orozco Sandoval como gobernador electo de Aguascalientes, sostuvo que la entidad demanda la unión de todos los esfuerzos para asegurar que se siga construyendo su historia de éxito y crecimiento económico.
En el marco de su gira de trabajo por Japón, el jefe del Ejecutivo estatal reconoció la civilidad política de todos los actores involucrados en el pasado proceso electoral, y aseguró que es necesario abonar a la consolidación del Aguascalientes próspero y dinámico que los ciudadanos han construido, junto con su administración para garantizar una transición ordenada, que asegure a los aguascalentenses la continuidad eficiente del gobierno, necesaria para el desarrollo y el progreso que la entidad ha ostentado en los últimos seis años.
En este sentido, estableció que una vez que se ha determinado legalmente quién será el titular de la próxima administración estatal, instruyó a los integrantes del gabinete a tener listos para este primero de noviembre cada uno de los lineamientos para este procedimiento.
Lozano de la Torre felicitó al gobernador electo, al tiempo que reconoció la suma de la abanderada del Partido Revolucionario Institucional, Lorena Martínez Rodríguez, a la construcción de un estado que con fortaleza y decisión se ha convertido en uno de los mejores estados para la inversión, la educación y el fortalecimiento social.
El mandatario estatal afirmó que, una vez concluida la gira de trabajo por Japón, establecerá contacto con el gobernador electo para, de acuerdo con el marco legal vigente, revisar los elementos necesarios para asegurar un procedimiento de entrega-recepción completo y profesional.
Finalmente, Lozano de la Torre agradeció el respaldo de la ciudadanía para construir una administración que priorizó, en todo momento, el fortalecimiento de las instituciones, la consolidación del estado de derecho y la generación de un desempeño económico que alcanzará a todos por igual, pues ese es el mandato ciudadano que se debe acatar y al que se debe la administración estatal.