Emprendedurismo no es la clave para combatir el desempleo juvenil. María Ascensión Morales Ramírez, catedrática de la Facultad de Derecho de la UNAM, sostuvo que aunque existen programas y apoyos para desarrollar una idea de negocio, los jóvenes no están al 100% preparados con los conocimientos y mecanismos que se requieren para iniciar de forma pertinente su propia empresa; lo anterior al presentar el libro “Mecanismos de transición escuela-trabajo, hacia la empleabilidad”, en la Universidad Autónoma de Aguascalientes.

Debido a ello, señaló que si bien el emprendimiento es un punto sustantivo para abordar el desempleo, a su vez debe existir una sinergia entre el sector gubernamental, productivo y educativo para lograr una normatividad que dé seguimiento a la empleabilidad, ello con políticas estables que se ocupen de esta problemática de desempleo, que a nivel nacional se presenta en gran medida.

Cabe destacar que Morales Ramírez presentó el libro como parte de las IV Jornadas Laborales de la Asociación de Catedráticos e Investigadores de la Universidad Autónoma de Aguascalientes (ACIUAA), donde comentó que la publicación recopila fórmulas que a nivel internacional se promueven para que los jóvenes adquieran las habilidades necesarias para que al momento de egresar se inserten en el campo laboral o bien, emprendan un negocio propio.

Indicó que a nivel internacional, uno de los problemas latentes es el desempleo juvenil, pues este sector al momento de culminar su carrera universitaria no cuenta con la experiencia profesional necesaria que demanda el sector productivo, por lo que reconoció la necesidad de fortalecer las relaciones entre las instituciones educativas y el sector empresarial, para que estudiantes incursionen en el ámbito laboral desde su formación; además de impulsar sus habilidades de comunicación, liderazgo y resolución de problemas.

Aunado a ello, mencionó que son distintas las razones por las que los jóvenes se encuentran desocupados laboralmente, mismas que se extienden a cuestiones económicas y familiares, por lo que el Estado debería brindarles el apoyo al culminar sus estudios; además, expuso que existen alumnos que no obtienen trabajo al egresar, por lo que deciden estudiar posgrados y al momento de culminar sus estudios se enfrentan de nuevo al desempleo o a salarios que no corresponden con su preparación académica.

Finalmente, puntualizó que las estrategias que se abordan en este libro para abonar a esta problemática, están fundamentadas en mecanismos propuestos por la Organización Internacional del Trabajo, que ha estudiado casos de éxito de países con bajas tasas de desempleo juvenil como Alemania o Suiza, naciones que han implementado estas prácticas desde hace cien años.