El dólar tendrá un valor de entre los 16.70 ó 17 pesos respecto a la moneda mexicana en un periodo no mayor a seis meses, señaló Fernando Alan Martínez Hernández, profesor del departamento de Economía de la Universidad Autónoma de Aguascalientes, al considerar que su actual volatilidad no durará mucho, de acuerdo a las estimaciones de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco de México, entre otros organismos financieros.
El especialista enfatizó que cuando existe incertidumbre, los inversores suelen desplazar su capital a países donde puedan asegurar su riqueza, como a Estados Unidos, provocando que se encarezca el dólar, se deprecie la moneda mexicana y por consecuencia, aumente a los niveles actuales en el tipo de cambio entre el peso y la moneda estadounidense.
Explicó que el incremento del costo del dólar respecto a la moneda mexicana genera efectos positivos y negativos, ya que por un lado provoca un alza en los costes de producción para las empresas dedicadas a la manufactura que importan maquinaria o materiales, por lo que entre más alto se cotice el dólar, los bienes producidos serán más costosos.
Sin embargo, afirmó que esto no afectará los precios de la canasta básica, y agregó que el efecto positivo es que las exportaciones mexicanas serán más baratas en el exterior, por lo que se incrementará su comercialización; igualmente, el turismo internacional tendrá una mayor capacidad de compra y las remesas que se envían al país tendrían un mayor valor.
Consideró que el peor de los escenarios para el país sólo sería un incremento en el costo de los bienes si el dólar continúa con esta volatilidad en los mercados, aunque subrayó que México no estaría en riesgo de sufrir una devaluación como en el año 1994.
Manifestó que el gobierno ya no interfiere en el valor del peso respecto al dólar, sino que las fuerzas del mercado, la oferta y la demanda son las que determinan el precio de la moneda estadounidense.
“México será el país latinoamericano que mejor saldrá librado por la situación macroeconómica, pues a pesar de la disminución en el ritmo de crecimiento de China que ha provocado esta inestabilidad mundial, la nación mexicana está más conectada con Estados Unidos que pasa por un buen momento económico y por tanto, la atraerá hacia una sinergia positiva”.
En ese sentido, comentó que la volatilidad del dólar ha provocado que alrededor del 80% de las monedas de los países sudamericanos se haya depreciado.