Luego conocerse la decisión de la FED de no aumentar sus tasas de interés “por el momento”, se esperaba una mayor estabilidad del tipo de cambio, cosa que no ocurrió, de tal forma que ayer llegó a 20.17 pesos por dólar en ventanilla, poniendo en evidencia la debilidad de nuestra economía frente a fenómenos externos como el proceso electoral de Estados Unidos que es en este momento un fuerte factor que está presionando a nuestra moneda, expresó Pedro de la Serna López, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCEA).
Consideró que los mexicanos tendremos que enfrentar los vaivenes de la inestabilidad cambiaria que se producirá en los próximos días y semanas, dado que se ha visto que nuestra estabilidad macroeconómica depende mucho de factores externos como los procesos electorales en Estados Unidos, los precios internacionales del petróleo, y de la manera en cómo el Banco de México reaccione a tales fenómenos.
Por lo pronto, el presidente de la cúpula empresarial local afirmó que ayer, la FED determinó no incrementar las tasas de interés en Estados Unidos, lo que debería haber producido una relativa calma en el mercado de divisas, sin embargo, eso no ocurrió ya que a mitad de la jornada de ayer, el dólar se llegó a cotizar hasta en 20.17 pesos, un máximo histórico.
Esta inestabilidad en el tipo de cambio, dijo, se debe en gran medida a la gran especulación que existe en los mercados financieros por tres fenómenos que están por ocurrir y sobre los que los inversionistas están muy atentos.
El primero de ellos es el debate que sostendrán los candidatos a la presidencia de Estados Unidos, la demócrata Hillary Clinton y el republicano Donald Trump, que se llevará a cabo mañana 23 de septiembre y del que se espera que Clinton marque una decisiva distancia del republicano.
Otro de los fenómenos que los inversionistas esperan transcurra será el próximo 26 de septiembre, cuando la OPEP se reúna y acuerde los niveles de producción para los próximos meses y fije precios internacionales del crudo, algo que afecta directamente a la economía mexicana, de ahí la importancia de los resolutivos de ese grupo de países productores de petróleo.
Y el tercer fenómeno, dijo De la Serna López, será el día 28 de septiembre, fecha en la que el Banco de México determine una muy probable alza a las tasas de interés en el país como respuesta para dar mayor estabilidad a nuestra moneda.
Mucho dependerá, dijo, del comportamiento del tipo de cambio de aquí al 28, ya que se especula que podrían aumentar 75 puntos base las tasas de interés en el país, como una medida para retener capitales y dar estabilidad al tipo de cambio, afirmó.
Consideró que estos fenómenos de carácter internacional están presionando fuertemente a nuestra moneda, y con ello, provocando un aumento de precios, sobre todo en productos y servicios ligados a la economía de importación y exportación.
Sólo algunos son los beneficiados, aquellos que ganan en dólares, ya que sus ingresos se están revalorizando.
Finalmente, no descartó la posibilidad de que, una vez transcurridos los factores que incidan en nuestra monera, el peso recupere valor y vuelva a niveles inferiores a los 20 pesos, indicó.