No es negocio para los panaderos ofrecer el producto alusivo al Día de Muertos; el delgado de la Cámara Nacional de la Industria Panificadora, Eleazar Cruz Barba recalcó que no hay un incremento considerable en sus ventas, ya que si bien, la particular pieza de pan se comercializa por doquier, se deja de consumir el tradicional pan dulce, por lo que no les es significativo, además de que dicho mercadeo concluye con el Festival de Calaveras.
“En la mayoría de las ocasiones sólo es una sustitución de producto; consumen el pan de muerto, pero dejan de consumir el pan normal. Estaríamos hablando de un 3% ó 4% del incremento real por el pan de muerto. Es importante tomar en cuenta que estamos hablando de una tradición que a diferencia de muchas otras, el día 2 de noviembre se termina en lo general, o hasta el día 6 que concluya el Festival de Calaveras”, señaló.
El tahonero destacó que la cantidad de pan que se produce con este motivo sí es mayor, sin embargo dejan de hacer otro tipo de variedades, o en menor cantidad, de lo que se consume el resto del año. Reiteró que en este sentido no se reflejan ganancias importantes para los integrantes del gremio.
“Lo que sí es que ya viene el tiempo de frío, en esta semana dos días amaneció fresco y éste es el principal factor de consumo de pan, de tal forma que los meses más importantes para el sector son enero, febrero y marzo, pero depende de cómo se dé la situación del clima, ya que nos empieza a beneficiar desde mismo octubre”, indicó.
El líder de los panaderos recordó que el año pasado comenzó el frío bastante anticipado, por lo que en el mes de diciembre, se encrudeció el clima, registrando muy bajas temperaturas, lo que a los tahoneros beneficia en gran medida.
“Nos fue bien; esperemos que este año sea la mismas situación, las temperaturas bajas por la mañana ya se sienten y esto es importante, ya que es nuestro principal aliado para la venta del pan. En el caso del pan de muerto se puede encontrar desde los cuatro hasta los 12 pesos, un tamaño mediado, dependiendo de la calidad, la materia prima, si están rellenos, entre otros factores”, destacó.
Respecto al aumento de precio, Cruz Barba aseguró que aún no saben si podría registrarse en el último bimestre del año, ya que les ha afectado considerablemente el aumento del dólar, sobre todo en materia prima, como azúcar y harina, además de quienes requieren transportar su mercancía, debido al alto costo de los combustibles.
“Hay algunas panaderías que han estado subiendo el precio, tenemos una situación muy complicada con algunos insumos; en el caso del azúcar traemos un 100% de incremento de ocho meses a la fecha, si bien no ha sido abrupto, prácticamente el bulto anda cerca de los 800 pesos, mientras que hace un año no pasaba de 440 pesos”, resaltó.