Sobre las estimaciones del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), de que el Congreso de Aguascalientes es uno de los menos productivos y más caros del país, el diputado Jorge Varona Rodríguez señaló que el problema no es aritmético, no es de sumas y restas, el trabajo debe evaluarse bajo criterios cualitativos, no cuantitativos.
Aseguró que sesionan lo que la ley indica, los siete meses del año y que no solamente son las sesiones plenarias, es el trabajo previo, porque todo un proceso legislativo que se inicia con la iniciativa, es un trabajo intelectual y de intercambio de ideas entre el iniciador de la propuesta de reforma o de ley con los demás grupos parlamentarios en el área técnica-jurídica.
“Más las reuniones de trabajo que tenemos entre nosotros para el análisis y la reflexión de orden político social, más el trabajo de comisiones”, agregó.
Dejó en claro que en el Congreso, no se trabaja a destajo, “ni nos pagan a destajo, nuestro trabajo es de reflexión, de análisis, de recopilación de información, según el tema de que se trate, penal, civil, médico, educativo, de todas las ramas de la administración pública estatal o municipal, Poder Judicial, de la vida social y económica de Aguascalientes y con esos elementos de juicio se trabaja”.
Indicó que un diputado recibe alrededor de 50 mil pesos, de dieta, pero el legislador no especificó los ingresos extra que tienen por fracción parlamentaria, para rentas de oficina y otras prerrogativas.
Además, en cuanto a Transparencia, se sigue aprobando el presupuesto de egresos en sesión privada (secreta), nunca se sube el Pleno, ni mucho menos se publica en el Periódico Oficial, como lo hace el Ejecutivo con su Ley de Ingresos y Presupuesto de Egresos, por lo que la opacidad persistirá hasta que la Legislatura en turno, obligue a transparentar el gasto, pero no en rubros generales como aparece en la página web del parlamento.