Jesús Eduardo Martín Jáuregui

“En este mundo traidor/ nada es verdad ni es mentira/ todo es según el color/ del cristal con que se mira” Ramón de Campoamor.

La semana pasada en la ciudad de México en un hotel enclavado en la esquina de las avenidas Reforma y Bucareli, celebramos los presidentes de los organismos autónomos de protección de los Derechos Humanos de la república el Congreso anual de nuestra Federación. Originalmente estaba programado para realizarse en la ciudad de San Cristóbal las Casas en Chiapas, pero cambió la sede porque el gobierno chiapaneco no podía garantizar la seguridad de la reunión. La próxima semana en Oaxaca habría de celebrarse un foro internacional sobre temas de Derechos Humanos en la ciudad de Oaxaca, que se trasladará también a la ciudad de México, por la clara inseguridad de la antequera. La tarde del viernes pasado, la marcha de los simpatizantes de la CNTE trastornó la capital, durante tres horas desfilaron por Reforma, hasta ser bloqueados en el Eje Central Lázaro Cárdenas por barricadas policíacas. Para los que vivimos el 68, estas manifestaciones son pequeñas, pero un escalofrío recorre la columna vertebral recordando como, de un encuentro aparentemente irrelevante entre dos preparatorias creció un Golem que desembocó en algunos de los mas lamentables episodios del México moderno. Antenoche Diego Fernández de Cevallos, exaltado y lúcido, en una intervención en noticiero televisivo expresó que habría que esperar tres cosas del gobierno: Inteligencia, Firmeza y Legalidad.

Ayer el Consejo Ciudadano de la Defensoría de los Derechos Humanos del pueblo de Oaxaca, me hizo llegar su posición frente a los lamentabilísimos hechos del pasado 19,  que expone a la sociedad mexicana su alta preocupación en los siguientes términos:

“En su calidad de máximo órgano de la defensoría de los derechos humanos del pueblo de Oaxaca, este Consejo expresa su solidaridad con las familias de las personas fallecidas y heridas el día de ayer, así como el compromiso de vigilar puntualmente que los hechos no queden en la impunidad. Los decesos y las agresiones causadas por el uso excesivo de fuerza, así como las posibles detenciones arbitrarias, son agravios inadmisibles a la sociedad entera por ello, deben ser esclarecidos y castigados de manera imparcial, con apego a los estándares de derechos humanos y sin dilaciones.

“Este Consejo ciudadano expresa su condena absoluta al uso de la violencia para dirimir las diferencias políticas, por lo cual hace un llamado urgente para que se instalen las condiciones necesarias que permitan el diálogo entre las autoridades y el movimiento magisterial además, este órgano colegiado hace hincapié en que se buscó reiteradamente el diálogo con el gobierno, esfuerzos en los que incluso la defensoría participó, como consta públicamente en la propuesta general 01/2016 del 25 de mayo del presente año, emitida por este organismo.

“La defensoría de los derechos humanos del pueblo de Oaxaca recibió varias denuncias por los diversos hechos cometidos por autoridades el día de ayer, que de confirmarse, podrían constituir graves violaciones a los derechos humanos, por lo que este Consejo ciudadano exige a la Defensoría trabajar arduamente en la documentación y observación de la situación que prevalece en la entidad, para emitir lo antes posible sus consideraciones al respecto.

“Para el Consejo Ciudadano los hechos ocurridos en las últimas semanas en el estado de Oaxaca, incluidos los de este domingo, son la consecuencia de una serie de omisiones por parte de las autoridades federales y locales, pues no se privilegió el diálogo y la construcción colectiva de una reforma de tal envergadura como lo es la educativa. En este sentido, como Consejo concordamos con la necesidad de una transformación de la educación en México, donde se atiendan las profundas necesidades que en esta materia se afrontan, sin embargo, resulta fundamental escuchar todas y cada una de las opiniones respecto a la misma, pues vivimos en un país diverso y con necesidades diferenciadas, mismas que requieren ser atendidas y solventadas de manera eficiente y puntual.

“El Consejo Ciudadano de la Defensoría hace un serio llamado a las autoridades federales y estatales para que refrenden sus compromisos adquiridos en materia de derechos humanos tanto nuestra constitución política, entre los órganos y mecanismos de los sistemas de protección a los derechos humanos de la Organización de las Naciones Unidas y de la organización de los Estados Americanos, pues el respeto y garantía a los mismos son una obligación que debe guiar el actuar gubernamental en todo momento, y principalmente en las situaciones de divergencia y tensión.

“Como Consejo Ciudadano reprobamos la permanencia de cientos de agentes policíacos de los gobiernos municipal, estatal y federal apostados en la misma calle donde funcionan las oficinas centrales de la defensoría, lo cual puede interpretarse como una provocación, como un intento por disuadir la denuncia ciudadana sobre los abusos policíacos.

“De igual forma, el Consejo ciudadano exige que le sean brindadas al personal de la Defensoría todas las garantías necesarias para realizar de manera efectiva su trabajo de documentación y observación de violaciones a los derechos humanos así como las facilidades para apoyar a las víctimas de los enfrentamientos suscitados el día de ayer y las que pudieran resultar como consecuencia de la situación de tensión que prevalece en la entidad.

“El Consejo Ciudadano reitera la necesidad de un urgente llamado al diálogo tanto a nivel local como nacional para evitar nuevos escenarios de enfrentamiento y confrontación, así como la búsqueda de aliados nacionales internacionales que apoyen la generación de “soluciones de fondo” ante el complejo escenario que México ha vivido los últimos meses respecto a la implementación de la reforma educativa.

“En razón de lo anterior, el Consejo Ciudadano de la Defensoría de los Derechos Humanos del pueblo de Oaxaca demanda lo siguiente:

“1.- investigación imparcial y expedita de los homicidios perpetrados en el contexto del desalojo al bloqueo carretero, que lleve al castigo de los responsables materiales e intelectuales.

“2.- El retiro de los agentes policíacos de los tres órdenes de gobierno que permanecen apostados en las inmediaciones de la Defensoría y las diversas regiones del estado, como una muestra de voluntad política para el diálogo.

“3.- Establecimiento inmediato de una mesa de diálogo de alto nivel con un fin de llegar a una solución digna del conflicto, implica tomar en cuenta las aportaciones del movimiento magisterial.”

Remata el comunicado con la cita de Don Benito Juárez: “Nada con la fuerza, todo con el derecho y la razón”

¿Y entonces? …se pregunta este desolado y desconcertado escribidor.

bullidero@outlook.com           bullidero.blogspot.com           twitter @jemartinj