La Fiscalía General del Estado confirmó que se trató de una ejecución del crimen organizado, la muerte del hombre que fue encontrado tirado en un predio del poblado de Paredes, en San José de Gracia.
El hombre ejecutado fue identificado como Jorge Rosales Vela, de 44 años, con domicilio en la calle Río Verde de la colonia San Pablo, en la ciudad de Aguascalientes.
De acuerdo a las investigaciones que realizan agentes del Grupo Homicidios de la PME, se dedicaba a la venta y distribución de droga y operaba en la colonia San Pablo.
Se relaciona su muerte con el operativo llevado a cabo el pasado sábado 30 de abril por policías preventivos y policías ministeriales, en la colonia Altavista.
En esa fecha, siendo aproximadamente las 23:00 horas, habitantes de la calle José Ma. Rodríguez reportaron a los servicios de emergencia una balacera. Sin embargo, cuando llegaron patrullas de la SSPM y de la FGE, sólo encontraron un vehículo sin placas de circulación abandonado y con un impacto de bala.
Aunque policías preventivos y agentes ministeriales trataron de investigar el paradero del conductor, ninguna persona se atrevió a dar su versión de lo que había ocurrido.
Fue hasta el pasado lunes a las 17:14 horas, cuando unas personas que caminaban por una terracería del poblado de Paredes, en San José de Gracia, descubrieron el cadáver de un hombre que había sido arrojado a un predio.
Los testigos señalaron que observaron una camioneta que ingresó a dicho predio, e incluso derribó una puerta de madera y el alambrado con el que está delimitado el terreno.
Inicialmente, presumieron que se trataba de un accidente, pero luego se dieron cuenta que de la camioneta bajaban tres hombres y arrojaban un “bulto”.
Inmediatamente, retornaron a la unidad automotriz y el conductor la puso en marcha, dejando incluso huellas de derrape en la tierra.
Cuando se aproximaron para ver lo que habían tirado los desconocidos, descubrieron que se trataba del cadáver de un hombre que estaba boca-abajo.
Al lugar del hallazgo llegaron policías preventivos de San José de Gracia, policías estatales y agentes de la Fiscalía General del Estado.
La víctima vestía playera en color blanco a rayas, pantalón de mezcilla y estaba descalzo.
Debido a que no llevaba ninguna identificación, el cadáver fue trasladado al SEMEFO, donde quedó depositado en calidad de desconocido.
Al momento en que médicos forenses realizaron la necropsia, descubrieron que el hombre había sido ejecutado de un balazo en la cabeza. De igual forma, presentaba impactos de bala en ambos pies, aparentemente provocados para torturarlo y evitar que intentara escapar.