sapiens_logoLa abogacía en nuestro país, ha venido exigiendo a gritos desde hace un par de años una transformación en materia de colegiación y certificación obligatoria. En el transcurso de la semana y gracias a la iniciativa de un conjunto de senadores entre los cuales destaca el aguascalentense Miguel Romo Medina, se han venido realizando una serie de paneles con representantes de los principales colegios de abogados del país así como de representantes del extranjero con experiencia en la materia.
Todo esto a fin de que se le dé continuidad a las iniciativas que habían presentado los legisladores desde hace un año con el objetivo de terminar con el lastre de más de 150 años en México. En el argot jurídico, la judicatura, el notariado, la correduría pública y la academia demandan requisitos especiales para su ejercicio; sin embargo, el ejercicio en general de la abogacía aún carece de los mismos ya que en nuestro país no se cuenta con un código de ética profesional de carácter obligatorio para los abogados.
El abogado es el encargado de la defensa de los derechos individuales y colectivos, de proteger el patrimonio, la vida, la libertad y la seguridad. De manera esquemática, los principales beneficios de la colegiación son: la ordenación del ejercicio de la profesión de que se trate; la representación exclusiva de la profesión; la defensa de los derechos y los intereses profesionales de los colegiados.
De igual forma, se fomenta la formación profesional permanente de los colegiados que asegure la constante actualización del conocimiento en garantía de la sociedad; el control ético y la aplicación de un régimen disciplinario, esencial para el correcto ejercicio profesional en garantía de la sociedad; la defensa del Estado social y democrático de derecho; la defensa de los derechos humanos y finalmente la colaboración en el funcionamiento, promoción y mejora de la administración de justicia.
Existen cerca de quinientos colegios de abogados en todo el país. Cabe destacar que una gran parte de los Estados que integran la comunidad internacional ya contemplan la colegiación obligatoria, todos ellos socios comerciales de México, como son, a título de ejemplo, Argentina, Brasil, España, Francia, Italia, Inglaterra, Estados Unidos de América, Canadá, Guatemala, Honduras, Panamá, y Perú.
Esperemos que el tema prospere y en los próximos meses podamos contar con una Ley General de la Abogacía que haga referencia a los aspectos particulares de su ejercicio.

Correo: davidreynoso40@hotmail.com
Twitter: @davidrrr