El amor es su motor

Héctor y Yarenzy recorren la senda nupcial

El Templo de San Antonio de Padua recibió en su altar a la pareja de novios formada por Yarenzy del Rocío Adame López y Héctor Iván Aldana Meza.
Ambos arribaron a la Casa de Dios dispuestos a declarar el amor que comparten ante la presencia de sus respectivos familiares y amigos, quienes fungieron como testigos de su unión matrimonial.
De manera muy especial, Yarenzy contó con la grata compañía de sus papás: Saúl Adame y Juana María López Regalado; mientras que Héctor René Aldana Lozano y María de Lourdes Meza Velmares, acompañaron a su hijo Héctor Iván.
También contaron con la asistencia de sus padrinos: Gerardo Pacheco y Martha Adame, pareja que oró por la felicidad de sus nuevos ahijados.
Momentos antes de que la pareja intercambiara los votos nupciales, el ministro de la Iglesia los invitó a reflexionar en significado del matrimonio, citando el hermoso pasaje bíblico de las Bodas de Caná.
Posteriormente, se tomaron de la mano y manifestaron ante Dios, su deseo de permanecer unidos hasta que la muerte los separe, motivo por el cual el sacerdote oficiante les otorgó la bendición, declarándolos marido y mujer.
Ante el espontáneo aplauso de la concurrencia, los enamorados salieron al atrio del templo para encontrarse con sus seres queridos, de quienes recibieron felicitaciones y cálidas muestras de afecto.
Más tarde, los recién casados compartieron inolvidable velada con sus seres queridos, la cual fue enmarcada por el salón Quinta Esmeralda.

Compartir
Artículo anteriorFelicidad en grande
Artículo siguienteContraen nupcias