La dicha de convertirse en marido y mujer finalmente fue alcanzada por Verónica Aurora Padilla Rodríguez y Eder Rojas González, al contraer nupcias en el templo del Señor de El Encino.
Acompañados por sus papás y padrinos, los contrayentes caminaron por la alfombra colocada en medio de un camino de bellas flores que adornaron el recinto para, una vez juntos, tomarse de las manos y esperar la bendición a su amor.
El momento más esperado de la solemnidad, llegó con la proclamación de los votos matrimoniales entre ambos con los cuales, ante el Altísimo y ante sus seres queridos, aceptaron fielmente vivir en armonía como esposos por el resto de sus días.
El sacerdote que ofició su eucaristía, los felicitó efusivamente y los invitó a fortalecer día con día su relación marital, como si aun fueran novios, enamorarse todos los días de su pareja de vida y construir dentro de su relación la felicidad plena.
Al término de la ceremonia, los recién casados acudieron a un salón para junto con sus familiares y amigos, brindar y compartir gratos momentos que resultarán inolvidables.