Familiares de pacientes con demencia deben pagar cifras exorbitantes para darles la debida atención médica; la geriatra Carolina Bernal López, asesora médica de la Fundación Familiares de Alzheimer Aguascalientes, indicó que dependiendo de la etapa en que se encuentre la enfermedad, el costo puede oscilar de los 10,000 a los 15,000 pesos mensuales de tratamiento, ya que es una patología que no tiene cobertura en los sistemas de salud públicos.

“El tratamiento farmacológico es costoso, y no todas las instituciones de salud pueden proporcionarlo al paciente; o es como el cáncer o la diabetes que la Secretaría de Salud proporciona el tratamiento. En este caso no lo recibe a menos que lo adquiera; el costo mensual del tratamiento puede estar entre los 1,000 y 1,500 pesos, aunado al costo aproximado de cuidar a un paciente con Alzheimer por todo lo que implica”, señaló.

La neurogeriatra enfatizó que no hay familias capaces de mantener ese gasto, que además involucra gastos de todo el material, desde pañales, así como la alimentación, el medicamento, los cuidados y el tiempo que los familiares tienen que dedicar o pagar por quien lo haga.

“Muchas veces los familiares tienen que dejar de trabajar para poder atenderlo, o cuando es posible contratar a un personal, igualmente los costos se elevan mucho; esto es hablando del costo mensual. El tratamiento farmacológico tiene realmente un costo inaccesible, por lo que es imperativo que la Secretaría de Salud y todas las instancias competentes realmente proporcionen el medicamento, que es un parte del tratamiento, porque no es curativo, por eso es que no se le ha dado la importancia”, lamentó.

Bernal López puntualizó que es inconcebible que sólo se obligue a brindar fármacos para aquellas patologías que sí son curativas, ya que se condena a los pacientes con cualquier tipo de demencia, a que afronten la enfermedad, o tengan que invertir para evitar un avance mayor de la misma.

“El tratamiento ayuda a hacer más lenta la progresión de la enfermedad, a limitar o disminuir las manifestaciones de conducta, y a que el manejo del paciente sea más llevadero; por ello es que en ocasiones sí hay un beneficio importante”, destacó.