“Al no haber garantías de seguridad en este momento en Aguascalientes”, las personas “deben esconder sus bienes, sus autos de lujo, deben vestir modestamente para no llamar la atención” de los delincuentes, recomendó Rubén Berumen de la Cerda, presidente de Canaco.
“El Aguascalientes seguro ya se perdió y lo que priva ahora son asaltos a mano armada, robos violentos y el temor en cada uno de los ciudadanos de esta entidad a ser víctima de los delincuentes”.
Indicó que se percibe en la entidad una racha intensa de inseguridad, particularmente en los últimos meses, en donde la constante de cada día son robos a cuentahabientes, asaltos a mano armada, extorsiones telefónicas, “que mantienen intranquilos a los ciudadanos de Aguascalientes” por tanta inseguridad que prevalece y que ya parece “el pan nuestro de cada día”.
Muchos empresarios, ante el temor de ser asaltados, literalmente esconden sus bienes para no llamar la atención, hasta ahora ha funcionado, por lo que recomendó, que al no haber garantías para la seguridad personal de los ciudadanos, que escondan sus autos de lujo, sus joyas, que no vistan ostentosamente, que no porten artículos de lujo, que escondan sus celulares, “especialmente los de la manzanita” porque nadie, hoy en día, puede ofrecer la seguridad que se requiere para poder trabajar, producir y vivir.
Dijo que ha sido del dominio público los asaltos a personas que salen de los bancos, también los asaltos a mano armada en carreteras de Aguascalientes, y lamentablemente nunca hay detenidos, y lo que es peor, cuando llega a haberlos, “más tarda uno en poner una denuncia ante el Ministerio Público, que ellos en dejarlos libres; entonces, de qué se trata”, cuestionó el dirigente de los comerciantes.
“¿Será tiempo de que los ciudadanos carguemos nuestras propias armas para defendernos de los delincuentes?”, lanzó la pregunta Berumen de la Cerda, al hacer referencia a los últimos asaltos que sujetos con pistolas han perpetrado a empresarios o a sus empleados y que los han despojado de fuertes sumas de dinero.
Dijo que en la menor oportunidad que tenga, le hará del conocimiento a las autoridades responsables de la seguridad, del malestar y la indignación de los empresarios afiliados a la Canaco, porque “ya no es posible vivir así, ya no es posible ir a trabajar, a producir, a generar empleos, en medio de un clima de zozobra en el que nadie sabe en qué momento será asaltado”.