El 8% de los mexicanos, con problemas renales

Se efectuó ayer el XIX Simposio Internacional de Trasplante Renal

A pesar de que las enfermedades renales están muy estudiadas y que no se ha establecido con toda claridad el origen de este padecimiento, se estima que el 8% de la población en México, padece algún grado de afección renal, afirmó Ricardo Correa-Rotter, especialista y ponente en XIX Simposio Internacional de Trasplante Renal que desde ayer se lleva a cabo en Aguascalientes.

Afirmó que el problema renal está muy estudiado en el mundo, en la mayoría de los países en donde se destinan recursos a la investigación médica, hay estudios sobre enfermedades de riñón y en México, dijo, se estima que el 8% de la población tiene algún grado de afección renal, lo que equivale a que aproximadamente, unos 10 millones de mexicanos enfrentan una enfermedad de este tipo, aunque la mayoría lo desconoce.

Se estima, además, que de los enfermos renales, hay cuando menos 100 mil personas que se encuentran en diálisis, es decir, en una etapa ya avanzada de insuficiencia renal.

En el tema de los trasplantes de riñón que se realizan en el país, el especialista del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición, mencionó que aunque cada año se realizan de 2 mil 700 a 2 mil 800 trasplantes, dicha cifra dista mucho para cubrir las necesidades reales de la población enferma, pues se necesita avanzar sustancialmente en los próximos años para cuando menos duplicar la cifra de trasplantados y aumentar la cobertura de personas receptoras de riñones.

Correa-Rotte afirmó, además, que es necesario aumentar los presupuestos para el gasto en la atención de enfermos renales, ya que sigue siendo una deuda social y de salud pendiente en el país, pues todavía hay muchas oportunidades de mejora que se asocian a la necesidad de mayor cobertura, mayor justicia social y mayor disponibilidad de recursos no sólo económicos sino humanos, y, por supuesto, de una mejor organización.

“La enfermedad renal crónica ataca a mexicanos de cualquier nivel socioeconómico, pero desafortunadamente, la mayoría de los enfermos carece de recursos para sufragar su atención y depende de los esquemas públicos de atención, quedando muchas veces al margen de tratamientos de la enfermedad”.

Consideró que otra área sobre la que se tiene que trabajar es sobre las estadísticas para lograr una mejor medición de este problema de salud, ya que es necesario disponer de información actualizada que permita orientar los esfuerzos de las instituciones y ser más certeros en la atención de pacientes de este tipo de padecimiento.