Ejidatarios de la comunidad de Clavelinas infraccionados por operar de manera irregular un banco de materiales pétreos en el municipio de Asientos, solicitaron ante la Delegación Federal de Semarnat autorizar su operación formal en una superficie de 8 hectáreas.

En julio del año pasado, la Procuraduría Federal de Protección Ambiental detectó estas operaciones e impuso una multa de 29 mil 442 pesos por extraer material sin contar con permiso.

Los ejidatarios ingresaron un proyecto a la Semarnat para cambio de uso de suelo y abrir un banco de materiales pétreos con los debidos permisos de cambio de uso de suelo y Manifestación de Impacto Ambiental (MIA).

En la justificación del proyecto, se detalla que se busca la extracción de caliza amarilla, ya que no tienen otro modo de actividad laboral, e incluso manifiestan que solicitaron ayuda del gobernador Carlos Lozano de la Torre para poder seguir trabajando.

Además, manifiestan que el uso actual del suelo es de agostadero, también de protección ecológica, aunque no afectará ningún área natural protegida, ecosistema o zona donde existan especies o subespecies de flora y fauna terrestre y acuática en peligro de extinción, amenazados, raros o sujetos a protección especial.

En el proyecto se solicita el cambio de uso de suelo en 8.5 hectáreas, el terreno es una ladera en donde abunda la roca y el tepetate, también existe vegetación herbácea, arbustiva y pocos árboles distribuidos en forma aislada.

Además, se advierte que antes de realizar cualquier actividad en el predio propuesto para el cambio de uso de suelo, se elaborará y ejecutará un programa para ahuyentar y rescatar, en su caso, la fauna silvestre que en un momento dado pudiera encontrarse en el predio.

En caso de que alguna especie de fauna silvestre accidentalmente se interponga en las labores de operación, se permitirá su desplazamiento hacia las áreas aledañas y nunca se contemplará capturarla, matarla o eliminarla.

Los tramitantes proponen que al término de la vida útil del proyecto se reforestará la superficie intervenida con el cambio de uso de suelo, para lo cual se utilizarán especies nativas de la zona y del predio tales como nopal, maguey, huizache y mezquite.