Ejemplo que inspira

Graciela Lozano

El deseo de mejorar su entorno y un profundo compromiso social han conformado la labor que el señor Horta Beltrán realiza en su comunidad. Las puertas abiertas por el Ciudadano Ejemplar han permitido que niños, jóvenes y mujeres reciban oportunidades de crecimiento que se reflejan en su diario vivir

Innumerables virtudes posee José Javier Horta Beltrán, ex soldado del Ejército Americano, quien decidió dar un giro a su existencia realizando acciones altruistas que no sólo le permiten sentirse gratificado, sino comprometido con la sociedad para brindarle ayuda al más necesitado.
Su vocación de servir la expresa de diferentes maneras, una de éstas es el participar en la Asociación Civil “Foro de Desarrollo Humano Integral”, mediante la cual capacita a personas necesitadas para que emprendan pequeños negocios y así mejorar su calidad de vida, por supuesto contando con el apoyo de innumerables instituciones, asociaciones, fundaciones y empresas que también ponen su propio granito de arena.
Un especial empeño es el que ha puesto en ayudar a las mujeres que viven en localidades de alta y muy alta marginación social del municipio de Jesús María, Aguascalientes, a quienes enseña a elaborar productos que ellas mismas pueden vender y así obtener ingresos económicos, además de organizar prácticas deportivas en torneos y otros eventos.
Su deseo de servir a la sociedad y brindar herramientas para un mejor futuro lo ha llevado a impartir cursos en materia de prevención y violencia intrafamiliar, por lo que busca que las mujeres se preparen en prácticas que mejoren su autoestima y sentido de su propia dignidad, desarrollando en ellas valores como la responsabilidad social con el fin de fomentar la sana convivencia y el sano desarrollo.
Una de las actividades que mayor satisfacción le ha causado es el haber entregado 165 bicicletas a los alumnos de escasos recursos del CECYTEA de Asientos, con la finalidad de que se trasladen de los pueblos o rancherías en los que viven hacia la escuela sin tener que pasar por la fatiga de muchas horas de camino o de gasto económico al usar transporte público.
Por virtudes como éstas, José Javier ha sido distinguido por el Club Rotario de Aguascalientes como “Ciudadano Ejemplar”, por lo que al respecto comentó: “Es algo que no esperaba, es un verdadero honor, pero no deja de sorprenderme, pues uno trabaja no en busca de reconocimiento, sino por el afán de construir una comunidad más fuerte, más sólida y más sana para los integrantes de la misma”.
El haber participado en conflictos bélicos al desempeñarse como soldado del Ejército Americano, lo llevó a comprender que el rifle, la fuerza y la violencia no cambian nada, por lo que optó por ayudar, trabajar, cultivar y educar a sus semejantes con la finalidad de construir una comunidad más fuerte.
“Me crié en Jesús María y me interesa mucho que el municipio en el que yo habito, mis hijos tengan un entorno libre de violencia, de adicciones, de basura, de enfermedades y de ignorancia”.
El 10 de marzo del 2001, se llevó a cabo la primera actividad altruista que organizó este hombre ejemplar, al aperturar una cancha de futbol rápido que se llamaba el “Kaiser Fútbol 7” en Jesús María, proyecto que integró a “chavos banda” a la práctica del deporte organizado para con ello disminuir los índices de violencia, el embarazo juvenil y las adicciones, empezando con cuatro equipos y al momento más alto llegaron a tener 120 equipos. Dicho modelo se ha fructificado porque personas que le ayudaron replicaron el modelo, existiendo alrededor de 300 a 400 equipos, lo cual ha sido muy benéfico y por ende satisfactorio.
“En mi experiencia personal, lo que he encontrado es que si todos respetamos a los demás, todos nos respetan, teniendo resultados asombrosos. Sobre todo es un resultado que yo he visto con los chavos banda, pues les doy el mismo respeto y los dignifico, soy sincero y leal con ellos como con cualquier otra persona y de esta manera he logrado que ellos se apeguen a las actividades que han sido una opción correcta para alejarlos de cualquier vicio. Siendo receptivos a estos valores aprenden hacer equipo y saben que algo organizado funciona bien, pese a que la mayoría de ellos carece de estructura familiar, laboral y educativa”, destacó.
La red de mujeres es otra de las vivencias que José Javier ha llevado a cabo de manera exitosa, ya que las mujeres de las comunidades de Solidaridad, Chicahuales, El Torito y San Miguelito se reúnen una vez a la semana para tener actividades tangibles como: aprender a elaborar jabón para manos, detergente, gel anti estrías, crema blanca, shampoo y suavizante, lo cual permitió que el proyecto creciera, por lo que organizó el “Foro Económico de la Mujer Rural”, juntando 998 mujeres en el salón de la Presidencia de Jesús María, donde enseñó a las asistentes a realizar sus proyectos mediante el acceso a programas federales además de impartir clases de prevención de embarazo y brigadas oftalmológicas apoyado por la Universidad Autónoma de Aguascalientes, institución a la que agradece su labor altruista y desinteresada en el prójimo.
Aseguró que todas estas actividades no las hace solo, pues con gran orgullo dijo contar con el apoyo de su esposa Fernanda, así como de sus hijos, Fabrizio y Sonia, además de sus padres, suegros, hermanos y amigos que se suman a sus actividades, mismas que se basan en la filosofía “Hay que escuchar y saber lo que la gente quiere”.
El 20 de abril del año en curso, señala José Javier, será una experiencia invaluable para él, ya que seis de sus alumnos, acompañados de dos maestros, se irán al extranjero para representar a México en el Mundial de Robótica en Louisville, Kentuky, con el apoyo de un gran número de personas que también comparten el sentido altruista.

ASÍ LO DIJO
“Soy un firme creyente que la educación es el modo de acceder a un mundo mejor y en lo que se refiere a ayudar, creo que todos podemos hacerlo, por ello invito a la población a formar parte de un tejido social, fomentar el compromiso y servicio al prójimo”.

José Javier Horta Beltrán