José de Jesús López de Lara

Un joven que se encargaba de cuidar una casa que es utilizada como punto de venta de drogas, fue ejecutado de certero balazo en el pecho durante el transcurso de la madrugada del jueves.
La víctima fue identificada como Luis Humberto “N”, “N” alias “El Loquillo”, de 18 años, que el pasado mes de diciembre del 2015 había sido detenido por policías estatales en posesión de droga.
Incluso, dicho individuo contaba con antecedentes penales por el delito de contra la salud.
Aunque el asesinato ocurrió durante el transcurso de la madrugada, el hallazgo del cadáver ocurrió horas más tarde.
Los trágicos hechos se registraron en la calle Altagracia Mercado No. 101 de la colonia Insurgentes.
A temprana hora del jueves, fue descubierto el cadáver de Luis Humberto “N”, “N”, quien presentaba un impacto de bala en el pecho.
Hasta la escena del crimen llegaron policías preventivos, policías estatales y la ambulancia ECO-328 del ISSEA, así como Bomberos Municipales de Aguascalientes.
De igual forma, se presentaron agentes del Grupo Homicidios de la PME, personal de la Dirección de Investigación Pericial y el agente del MP de Hospitales.
Fueron vecinos de la colonia Insurgentes quienes reportaron que en la finca ubicada en la calle Altagracia Mercado No. 101, se encontraba un joven que aparentemente había sido asesinado de un balazo.
Cuando llegaron policías preventivos del Destacamento “Insurgentes” confirmaron el reporte. Tirado boca-arriba, junto a la puerta principal, estaba Luis Humberto “N”, “N”, quien a simple vista presentaba una herida de bala en el tórax.
Los oficiales de la SSPM también detectaron que un vidrio de la ventana de la puerta principal estaba quebrado.
Debido a que la puerta estaba cerrada por dentro, fue necesaria la presencia de Bomberos Municipales de Aguascalientes, quienes forzaron la chapa para poder ingresar. Una vez que los paramédicos del ISSEA checaron a la víctima, confirmaron que ya no contaba con signos vitales.
Durante el desarrollo de las investigaciones realizadas por agentes del Grupo Homicidios de la PME, se estableció que la finca donde se registró el asesinato, es señalada por vecinos como “punto” de venta de droga.
Asimismo, algunos vecinos indicaron que aproximadamente a las 04:00 de la madrugada, escucharon voces y luego varios balazos, pero que debido a que todo quedó en silencio, ya no le dieron mayor importancia, sino hasta horas después en que fue localizado el cadáver.
Se presume que la ejecución de Luis Humberto “N”, “N”, está relacionada con el crimen organizado, ya que el joven estaba encargado de cuidar la casa que era utilizada como “tiendita” para la venta de droga.
Por los indicios encontrados, se presume que durante la madrugada llegaron sicarios al domicilio con el pretexto de comprar droga. Cuando tocaron la puerta, Luis Humberto “N”, “N”, abrió una ventana para atenderlos.
Sin embargo, al percatarse que le apuntaban con una pistola, el joven rápidamente cerró la ventana.
El pistolero disparó a través de la ventana y las balas quebraron el vidrio; uno de los proyectiles hizo impacto en el tórax del joven quien cayó muerto boca-arriba.
Cabe destacar, que la víctima había sido detenida por policías estatales en diciembre del 2015, al ser sorprendido en posesión de marihuana.