El gobierno capitalino enfrenta un litigio con la empresa CAASA al comprobarse que durante 10 años ha cobrado indebidamente una tarifa más cara a lo legal, y que representa una cantidad de 70 millones de pesos, ante lo cual se le ha exigido reembolsar ese dinero y reducir las tarifas, sin embargo, la concesionaria se amparó, denunció el alcalde Juan Antonio Martín del Campo.
Estimó que el litigio se llevará como máximo tres meses para que se emita una sentencia al expediente 1114/2016 del II Juzgado de Distrito del Poder Judicial de la Federación, donde se reclama a la Concesionaria que haya actuado con dolo y que siga cobrando el impuesto sobre la nómina, el cual se autorizó en el 2006 y que debió ser temporal.
Al detectar tales irregularidades, dijo que la CCAPAMA publicó en el periódico oficial y en algunos medios de comunicación para dar certidumbre legal a los usuarios de agua potable que la tarifa aplicable desde el pasado mes de julio y todas las subsecuentes en tanto se resuelve el amparo, será la tarifa valor a junio de 2016.
El primer edil se manifestó a favor de una tarifa justa, dijo que siempre defenderá a los ciudadanos de Aguascalientes, nunca estará en favor de la Concesionaria y mucho menos cuando comete injusticias, motivo por el cual este Gobierno capitalino estará muy atento.
Mencionó que desde el inicio de esta administración se ha dedicado a observar las fallas para mejorar el servicio; en su momento, se exhortó a la Concesionaria con el decálogo y hay varias cosas han cumplido. Sin embargo, se ha analizado todo el título y se encontró que la empresa estaba cobrando de más y eso equivale aproximadamente a 70 millones de pesos; se le pidió que hiciera los ajustes correspondientes y bajara las tarifas, pero la Concesionaria no quiso y se amparó.
Al preguntarle acerca de que las tarifas siempre son aprobadas por el Municipio, el primer edil reconoció que así es, pero aclaró que en los dos años anteriores se actuó de buena fe, y luego de que se hicieron los análisis se descubrió que ellos no estaban actuando de la misma manera, lo cual lo molestó pues descubrió que la empresa actuó con dolo y por esa razón se procedió a las acciones correspondientes.
Por tal motivo, el Gobierno Municipal reclama a la empresa Proactiva Medio Ambiente CAASA que regrese a los ciudadanos esos recursos por 70 millones de pesos y la Concesionaria se ha negado a hacerlo.
Explicó que si a un ciudadano le cobraron 100 pesos de más y a otros 200 pesos, entonces que se los reintegren, sin embargo, la empresa concesionaria simplemente se ha negado y en lugar de llegar a un acuerdo con el Municipio para encontrar la forma de regresar ese recurso, lo que hicieron fue ampararse; ahora habrá que esperar por la sentencia y ojalá sea a favor de la gente de Aguascalientes.
El alcalde Juan Antonio Martín del Campo consideró que de toda esta controversia, la Concesionaria demostrará si realmente le interesa Aguascalientes, donde la autoridad municipal está abierta a analizar otro tipo de propuestas o empresas que puedan venir y que realmente puedan prestar un buen servicio con tarifas justas.
Por último, mencionó que en siete años aproximadamente termina el título de concesión, aunque en el 2018 tendrá que haber un refrendo en donde la Concesionaria tiene que meter la carta para manifestar si quiere seguir prestando el servicio, será la próxima administración quien decida si acepta o no el servicio.