Claudia Guerrero
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 12-Sep.- El aumento solicitado por el Congreso para pagar la dieta de sus legisladores y la nómina de sus burócratas en 2017 es el más alto del que se tiene registro en lo que va del sexenio.
Los 9 mil 539.83 millones de pesos pedidos por diputados, senadores y la Auditoría Superior de la Federación (ASF) equivalen a un incremento del 12.8 por ciento en comparación con 2016.
De ser aprobado, implicaría que los legisladores duplicaron el último incremento que recibieron en ese renglón, que fue de 5.57 por ciento.
Para este año, la Cámara avaló un gasto de 8 mil 455.72 millones de pesos para Servicios Personales.
Si logran avalar el nuevo presupuesto, las cámaras y el órgano de fiscalización podrían recibir el próximo año más de mil millones de pesos adicionales, sólo por ese concepto.
El Senado pidió elevar ese gasto en 17.49 por ciento y pasaría de 2 mil 484.8 millones de pesos a 2 mil 919.6 millones de pesos en 2017, es decir 434.8 millones más.
Le sigue la ASF, con 15.57 por ciento, ya que su gasto en nóminas iría de mil 500.3 a mil 733.9 millones de pesos.
La Cámara de Diputados aspira a un incremento del 9.29 por ciento y, de conseguirlo, ese rubro pasaría de 4 mil 470.6 millones a 4 mil 886.29 millones de pesos.