Benito Jiménez
Agencia Reforma

OAXACA, Oaxaca 29-Jun .- A pesar del inicio de mesas de diálogo entre la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) y la Secretaría de Gobernación, la sección 22 duplicó el número de bloqueos carreteros en Oaxaca.
Desde el conflicto en Nochixtlán se habían reportado en el estado un promedio diario de 12 cruceros y tramos carreteros cerrados por los maestros.
Ayer, autoridades estatales y de la Policía Federal contabilizaron 22 bloqueos en vías primarias que atraviesan a la entidad.
Disidentes y simpatizantes retuvieron hasta por 12 horas a los camiones de carga y permitieron su paso a cuentagotas.
Los conductores afectados fueron principalmente de empresas transnacionales.
Los cierres de vías se reportaron en distintos tramos de la carretera 190 que atraviesa Talcolula de Matamoros, Santiago Matatlán, Nejapa de Madero, Magdalena Tequisistlán, Tehuantepec, Ixtepec, Santo Domingo Zanatepec y San Pedro Tapanatepec.
También en la carretera 185 que parte del cruce de Ixtepec hacia Matías Romero y poblaciones como Boca del Monte y Jesús Carranza.
En Matías Romero, el bloqueo fue instalado frente a la Policía Federal.
Otra vía afectada es la 175 que parte de Tuxtepec, y cuyo bloqueo se reportó en San Juan Bautista Valle Nacional. Ese bloqueo afectó la carretera que también atraviesa por Santiago Comaltepec, hasta la capital oaxaqueña.
Uno de los bloqueos principales que afectan el ingreso de alimentos y mercancías a Oaxaca es en la carretera 190 en tramos a la altura de Nochixtlán, Villa de Tamazulapa del Progreso y Huajuapan de León.
Cerca de la ciudad de Oaxaca, los bloqueos se registraron en Hacienda Blanca, cerca de Viguera, y a la altura del aeropuerto, sin que los accesos a éste se vieran afectados.
También alcanzaron las carreteras 131 y 175 que conectan a la capital con Puerto Escondido, Huatulco y Puerto Ángel.
En apoyo al magisterio, un grupo de mototaxistas paralizó el puente de San Jacinto Amilpas, en la zona metropolitana.
En retenes instalados en la zona Costa, los traileros pasaron los bloqueos después de un “moche” de diesel o una cuota “voluntaria”.
A esta situación se suma la ausencia de policías federales y estatales que auxilien a la población.
“Lo que están afectando más (los maestros) es el servicio de transporte de carga y de pasajeros. Los retienen por mucho tiempo”, explicó un policía federal de la División Regional.
“Tenemos la orden de no hacer nada, de no confrontarlos”, justificó.
En tanto, el servicio de autobuses de pasajeros permanece cerrado ante el temor de la quema de unidades.
La CNTE irrumpió además en las oficinas del IEEPO para incendiar papelería, sin que nadie lo impidiera.