No en balde se considera punto rojo al fraccionamiento Villas de Nuestra de la Asunción. Prácticamente todos los días se registran robos del tipo tumbador.
La víctima en turno resultó ser un vecino que regresaba a casa después de terminar su jornada laboral. En el trayecto fue golpeado por un cholo y no pudo evitar el robo del celular. Fue todo. Este conformismo es característico en los hampones que sólo roban para embrutecerse con sustancias tóxicas. Claro, esa mediocridad no les resta peligrosidad. Son tipos que casi siempre están drogados y son capaces de matar por nada.
De esto ya puede dar testimonio el vecino afectado. Al caminar hacia su domicilio, sobre la calle Diego Pérez fue interceptado por el cholo. Le exigió el celular y para evitar problemas o mayores consecuencias, el afectado optó por no oponer resistencia.
El sujeto ya tenía lo que pidió pero aun así, empezó a golpear a la víctima. La agresión fue salvaje como cobarde. Irónicamente cuando la Preventiva arresta a estos rateros, hasta con un simple grito se convierten en ridículos chillones.
Total que luego de lesionar a golpes al afectado, se dio a la fuga. Vecinos llamaron al servicio de emergencia y minutos después, paramédicos brindaron primeros auxilios al trabajador.