Heriberto Alcalá Guerrero

En la madrugada, dos robacoches intentaron llevarse un auto del fraccionamiento San Cayetano. El dueño del vehículo se dio cuenta y su reporte fue crucial para la captura. Cuando llegaron los policías preventivos, ambos acusados seguían en el interior del auto intentando encender el motor. Los dos fueron detenidos.
Según información proporcionadas, los hechos se suscitaron minutos antes de la cinco de la mañana en el sector ya mencionado. Los ladrones llegaron a la calle San Jorge y a la altura del número 200 eligieron un Jetta modelo 97 color rojo, con placas de circulación del estado de Aguascalientes.
Confiados en que a esa hora no había gente en la calle y tampoco policías, decidieron robar el vehículo. Lo abrieron y una vez en el interior causaron daños en el tablero; se presume que intentaban ponerlo en marcha.
Lo que menos esperaban ocurrió. El dueño escuchó ruidos extraños frente a su casa y al asomarse, con asombro vio que dos desconocidos estaban a bordo de su Jetta. Era evidente. Intentaban robarlo.
El vecino optó por la medida más conveniente y segura, llama a la Policía Preventiva. Se abstuvo de salir y enfrentar a los delincuentes por el peligro que esto implica.
Los rateros estaban tan confiados que ni cuenta se dieron cuando se acercaba la patrulla municipal. Percibieron la presencia de los preventivos hasta escuchar la orden de salir del Jetta. Nada pudieron alegar en su defensa porque el mismo ofendido había llamado a la autoridad. Y así, al menos en esta ocasión les frustraron la fuga. Ya están a disposición de la autoridad ministerial.