Heriberto Alcalá Guerrero

Dos consecutivos intentos de extorsión resultaron fallidos. La Policía Estatal capitalizó los oportunos reportes y frustró ambos ilícitos. En el primero de los casos, a una vecina le exigieron fuerte suma de dinero a cambio de no causarle daño a su esposo e hija menor.
Las amenazas surtieron efecto. La señora creyó que todo era verdad pero cuando ya estaba a punto de efectuar el depósito, decidió dar parte a los oficiales estatales. Esta reacción fue crucial para que no perdiera su dinero.
En caso aparte, a un vecino lo amenazaron diciéndole que tenían su casa rodeada y que si no pagaba el dinero, su hijo sufriría las consecuencias. También optó por pedir ayuda a la Estatal y todo quedó en intento de extorsión.
La Secretaría de Seguridad Pública del estado dio a conocer que en el primer hecho resultó afectada una señora que habita en el fraccionamiento Las Cumbres I. Estaba ocupada con sus quehaceres cotidianos cuando, repentinamente, recibió llamada del número 449 258 64 25. El sujeto que le marcó no anduvo por las ramas, le exigió determinada cantidad de dinero en efectivo. Que le darían detalladas instrucciones sobre el cómo y en dónde depositara la suma.
Le advirtieron que no estaban bromeando y que si no les enviaba el dinero, le causarían daño a dos de sus seres queridos: a su esposo e hija menor. Huelga mencionar la crisis emocional que experimentó la señora. Aun así tuvo la lucidez suficiente para tomar la decisión de llamar al servicio de emergencia 080. Reportó lo que le estaba sucediendo y en el acto le brindaron asesoría. El titular de Seguridad Pública del estado, el General Eduardo Bahena Pineda, ya al tanto de los hechos giró instrucciones para que de inmediato una patrulla de oficiales acudiera al domicilio de la señora. Le solicitaron que describiera a su esposo e hija y así lo hizo. Cabe mencionar que para ese momento, ella ignoraba el paradero de ambos. Desconocía porqué no estaban en casa.
Los oficiales recabaron la información necesaria e iniciaron el operativo de búsqueda. Minutos después se dio la novedad a favor. En una tienda departamental ubicada en avenida Siglo XXI, a la altura del fraccionamiento Villas de Nuestra Señora de la Asunción, lograron encontrar al señor de 37 años de edad y a su hija de apenas tres años. Estaban sanos y salvos.
En torno a los hechos, el esposo comentó que había recibido misteriosa llamada. Lo amenazaron y mediante engaños lo sacaron de su vivienda; sin más remedio en ese momento, se llevó a la niña. Finalmente la familia volvió a reunirse y la pesadilla terminó.
En cuanto al segundo caso, ocurrió en la colonia San Marcos. Elementos de la Policía Estatal que realizaba su recorrido de vigilancia sobre la Avenida Adolfo López Mateos, al llegar al cruce con avenida Convención Poniente fueron interceptados por un ciudadano de 49 años, el cual manejaba un auto Nissan color blanco con placas de Aguascalientes.
Los oficiales frenaron la marcha. El afectado les mencionó que recibió llamada del número 449 329 91 58. Le exigieron cierta cantidad de dinero porque tenían rodeada su casa y de no entregar el efectivo, le causarían daño a su hijo.
Junto con el señor, los estatales se trasladaron al domicilio y todo estaba en orden. Nadie rodeaba la vivienda. Su hijo estaba en casa, ajeno a las llamadas. La extorsión telefónica quedó en el intento.
Por último, la Secretaría de Seguridad Pública del estado reiteró el llamado a la ciudadanía para que no caigan en este tipo de engaños. Que al recibir una de esas llamadas, de inmediato lo reporten al servicio de Emergencias 066 para recibir orientación y apoyo.