En diferentes intervenciones policías estatales y preventivos frustraron tres extorsiones telefónicas. Las víctimas estuvieron a punto de depositar el dinero, puesto que las convencieron de que uno de sus familiares estaba secuestrado.
En los primeros dos hechos actuaron elementos de la Policía Estatal. Una de las patrullas efectuaba el recorrido de vigilancia en el centro comercial El Cilindro. En determinado momento detectaron a una persona que se aproximaba a sucursal bancaria con evidente nerviosismo.
Lo abordaron para averiguar qué le sucedía y dijo que estaba recibiendo llamadas de varios sujetos que lo estaban amenazando; que tenían privada de la libertad a su hija, la cual salió a un viaje de estudios a San Luis Potosí.
Añadió que lo había intentado pero no lograba comunicarse con su hija. Ni vía telefónica, ni por las llamadas redes sociales. Su desesperación ya era tal que había decidido depositar los 70 mil pesos que le exigían.
Los estatales intervinieron de inmediato. Los grupos especializados sí lograron contactar a la joven y confirmaron que estaba sana y salva. En el último momento evitaron que el padre de familia realizara el depósito. Cabe agregar que los números de los que le llamaron son: 6692064362 y 8123369688.
En hecho aparte, otra patrulla de estatales circulaba sobre la calle Los Tiscareño en la comunidad de Calvillito. Ahí fueron interceptados por integrantes de una familia que estaba recibiendo llamadas de engaño. Una de las afectadas refirió que desde las dos de la tarde no encontraban a su hermano de 15 años de edad. Añadió que éste, al recibir una llamada, respondía a preguntas acerca de los nombres de sus familiares.
Minutos después de esa llamada, el menor salió del domicilio con rumbo desconocido y fue entonces que a ella le marcaron para amenazarla y exigir depósito de 50 mil pesos a cambio de no hacerle daño a su hermano.
En cuanto al adolescente, obedeciendo a los extorsionadores, se dirigió a la iglesia de la comunidad donde esperaría más instrucciones. A él le dijeron que tenían secuestrada a su abuela. Por ese motivo salió del domicilio sin decir nada, estaba bajo el control de los sujetos.
La hermana del menor solicitó el apoyo a la Policía Estatal y de inmediato se montó un operativo con el fin de localizar al menor y evitar que realizaran el depósito. Minutos más tarde lo encontraron junto a la iglesia, trasladándolo a su domicilio, y así quedó en claro que fue intento de extorsión. En este caso las llamadas se realizaron de los números: 664 438 24 37 y 222 599 59 50.
En lo referente al tercer hecho, alrededor de las 19:50 horas policías municipales recibieron el reporte de que en la avenida Siglo XXI a la altura del fraccionamiento Ojocaliente, solicitaban ayuda debido a que una persona había recibido llamada de extorsión. Le dijeron que tenían a su hijo secuestrado.
De inmediato se trasladaron al lugar de los hechos en donde se entrevistaron con la señora ofendida. Comentó que al contestar la llamada, a cambio de liberar a su hijo le exigieron 10 mil pesos; y que si llamada a la policía, le cortarían una mano.
Aclaró que a esa hora, su hijo debería estar trabajando por lo que los oficiales le pidieron aguardara algunos minutos. Se trasladaron al lugar de trabajo del joven y ahí estaba, laborando normalmente. También en este caso se les cayó el teatrito a los extorsionadores.