El Cártel de Sinaloa y Cárteles Unidos, se responsabilizaron de la ejecución de un hombre, registrada el pasado sábado por la noche en la colonia Palomino Dena.
De acuerdo a las investigaciones que realizan agentes de la Unidad Especializada de Homicidios y de la Unidad de Combate al Narcomenudeo de la FGE, fueron sicarios del CDS y del CU los que llevaron a cabo la ejecución de un hombre identificado como Jaime Alejandro, de 40 años.
Incluso, se estableció que los sicarios dejaron un narcomensaje escrito en una cartulina en color blanco, con letras mayúsculas en tinta negra.
El narcomensaje está dirigido aparentemente, a personas del crimen organizado que trabajan para Rubén, alias “El Rubio” y/o “El R1”, quien actualmente se encuentra recluido en el Cefereso de Hermosillo, Sonora, acusado de los delitos de secuestro y delincuencia organizada.
Rubén fue detenido en el año 2013 en la ciudad de León, Guanajuato, por agentes de la PGJE de Aguascalientes, tras ser señalado como jefe de plaza de la organización criminal “La Familia Michoacana”, que operaba en Aguascalientes.
A Rubén, alias “El Rubio”, se le relaciona con la “casa de seguridad” ubicada en el Barrio de La Purísima, donde fue localizada propaganda política.
Jaime Alejandro fue ejecutado de varios balazos, cuando llegaba a su domicilio en la avenida Pensadores Mexicanos y esquina con la calle Cultura Otomí, en la colonia Palomino Dena, a bordo de una camioneta Chevrolet Blazer, modelo 1997, color verde botella y placas de circulación de Aguascalientes.
La unidad automotriz presentaba ocho impactos de bala y en la escena de la ejecución se localizaron varios casquillos percutidos calibre 9 mm.
Los sicarios escaparon en un automóvil VW Jetta, color gris.