Un distribuidor de drogas que fue detenido por policías preventivos municipales de Aguascalientes, tras una breve persecución por calles del fraccionamiento Jesús Terán, fue sentenciado por un juez federal a dos años y un mes de prisión.
Lo anterior, tras ser encontrado penalmente responsable de los delitos de portación de arma de fuego sin licencia y Contra la Salud, en la modalidad de posesión de clorhidrato de metanfetamina.
La Delegación Estatal “Aguascalientes” de la PGR informó que con base en las pruebas aportadas por el agente del Ministerio Público de la Federación adscrito a la Subprocuraduría de Control Regional, Procedimientos Penales y Amparo (SCRPPA), se logró que el juez de Control del Centro de Justicia Federal en Aguascalientes, dictara sentencia condenatoria, en un procedimiento abreviado con el Nuevo Sistema de Justicia Penal Acusatorio (NSJPA), consistente en dos años, un mes y 15 días de prisión, además del pago de una multa por 5 mil 843 pesos.
El ahora sentenciado, quien actualmente se encuentra recluido en el Cereso para Varones “Aguascalientes”, fue encontrado penalmente responsable del delito de portación de arma de fuego sin licencia, así como del Delito contra la Salud, en la modalidad de posesión de clorhidrato de metanfetamina.
La captura del ahora sentenciado fue realizada por policías preventivos municipales de Aguascalientes, quienes realizaban un recorrido de vigilancia por calles del fraccionamiento Jesús Terán.
En determinado momento, detectaron a un sujeto que caminaba en actitud sospechosa, quien al momento de observar la unidad policiaca, de inmediato trató de darse a la fuga corriendo.
Durante su intento de escape, dicho sujeto arrojó al suelo un revólver calibre .38 Súper.
Al momento en que los policías preventivos lograron darle alcance y al someterlo a una revisión de rutina, le encontraron en su poder 13 envoltorios conteniendo 11.3 gramos de metanfetamina.
Debido a lo anterior, el detenido fue trasladado al edificio de la Delegación Estatal “Aguascalientes” de la PGR, donde quedó bajo investigación por parte de agentes federales de la Agencia de Investigación Criminal (AIC).