CIUDAD DE MÉXICO.- Las llamas ya queman a Dorados.

El próximo fin de semana podría marcar el descenso matemático del “Gran Pez”. Su salvación depende de ganar los cinco partidos que le faltan en el torneo y rezar para que Chivas y Morelia pierdan prácticamente todo su oxígeno.

La hoguera no dejó de crecer por más agua que intentó rociar José Guadalupe Cruz, el técnico que llegó a partir de la jornada 5 de este torneo y que se acerca al primer descenso de su carrera.

“Aquí hay una incertidumbre de qué pasará y cada vez ves más cerca la hoguera y las llamas te alcanzan a quemar y la cabeza se vuelve un enemigo, porque el aspecto mental juega un papel decisivo, no sólo en el futbol, en la vida misma, puede ir a tu favor o puede jugarte en contra”, expresó Cruz a CANCHA.

“No me siento un responsable directo de poner al equipo en esta situación. Soy una persona que viene a colaborar, a ayudar, a sumarme a los esfuerzos para tratar de sacarlo adelante. Si lo logramos sería extraordinario, pero debo ser muy claro, no soy yo quien puso a Dorados en esta situación”.

Desde su arribo, con dos triunfos y un empate se ha intentado detener una caída libre que comenzó en el torneo anterior, con una etapa dura en el periodo de Luis Fernando Suárez.

“El panorama antes de mi llegada era completamente negro, era un hoyo en el cual no había fondo y hoy, a pesar de que la situación sigue siendo apremiante, difícil, el equipo ha encontrado mejoras en todo sentido, en lo estadístico y en lo funcional, y en ese sentido yo no me puedo hacer cargo por lo que sucedió antes de mi llegada, en la elección, en el trabajo, en los números, eso no me corresponde”, aclaró el “Profe”.

El tiempo pudo ser un aliado de Cruz, al tener la posibilidad la campaña pasada de ser él quien sustituyera al entrenador que comenzó la temporada, Carlos Bustos, pero la directiva tomó otra opción.

“En ese momento, hubiera habido más margen, más tiempo, estoy seguro que las cosas serían totalmente diferentes, pero los tiempos de Dios son perfectos y hoy vine a un reto al que desde antes de que llegara ya se veía imposible”, comentó.

“Muchos sentenciaron a Dorados desde que arrancó este torneo y probablemente desde el anterior, pero no hay peor lucha que la que no se hace. Tengo todo por ganar… y todo por ganar”, sentenció Cruz.