CIUDAD DE MÉXICO.- La Fuerza no resultó lo suficientemente poderosa en el primer corte de Rogue One: A Star Wars Story, dirigida por Gareth Edwards.
Por ello, ejecutivos de Disney pidieron que el filme, en el que actúa el mexicano Diego Luna, pase por cuatro o cinco semanas adicionales de producción para volver a filmar escenas.
The Hollywood Reporter reveló que los ejecutivos consideraron que el tono de la cinta no era el adecuado. Creen que debe ser mucho más ligero.
“Los cambios están relacionados con la claridad y el desarrollo de los personajes, y todos formarán parte de escenas que ya filmamos”, afirmó una fuente de Lucasfilm a Entertainment Weekly.
El informante sostuvo que en toda megaproducción siempre se contemplan algunas semanas para hacer arreglos, por lo que esto estaba planificado en el esquema de postproducción.
No obstante, algunos medios especulan que se trata de afinar un 40% de todo lo filmado con el elenco, en el que también figuran Felicity Jones, Forest Whitaker y Mads Mikkelsen.
Otro informante que participa en la cinta reveló que entre los principales retos de la producción se encuentra reunir nuevamente al reparto.
“Es una agenda complicada intentar traer a gente que está haciendo otras cosas. Y este reparto se encuentra en diferentes partes del mundo”, dijo.
Según The Hollywood Reporter, el veterano coordinador de escenas de acción Simon Crane ayudará en la dirección de estas escenas. Crane ha participado en secuencias para películas como Guerra Mundial Z. (Staff/Agencia Reforma)

Compartir
Artículo anteriorLa salva de las calles
Artículo siguienteRegalo de bodas