Diversión a diario

Alberto Bortoni
Agencia Reforma

MONTERREY, NL.- Para muchos los muscle car son autos de línea recta; que no saben frenar ni cambiar de dirección. En muchos casos podrán tener razón, pero, al menos para el GT350, nada más lejos de la realidad.
El GT350 hace honor a un verdadero deportivo, uno que a mediados de los 60 demostró que con unas cuantas adecuaciones y un gran ingenio, un vehículo de producción podía pasarse a las pistas y ser muy competitivo. El nuevo GT350 ha sido creado con la misma idea; un auto que tal cual sale de la agencia tiene un rendimiento que muchos autos de competencia hubieran deseado hace no muchos años.
Manejando al GT350 es fácil apreciar el gran trabajo de los ingenieros de Ford. Crearon un auto más fácil de manejar de lo que podría parecer por sus especificaciones. La operación está bien integrada y todo tiene una suavidad no ordinaria en vehículos americanos con este nivel de desempeño y al mismo tiempo preciso, algo todavía menos común en un auto tan americano como el Mustang.
Pero esta suavidad y precisión hacen que el GT350 sea un auto en el que es posible exprimir un poco más sus capacidades. En modelos como el GT500 la dosificación en los controles es todo un reto, pero en el GT350 la situación es muy diferente, todo tiene una progresión natural y muy lineal. Así, el conductor puede predecir exactamente el resultado de sus acciones tanto del volante como del acelerador y freno.
Para quienes gustan de la máxima aceleración en línea recta, el GT350 dejará un poco qué desear; sobre todo con el nivel que actualmente está el mercado incluyendo a los impresionantes Hellcat con sus más de 700 caballos de fuerza, e incluso el GT500 de la generación pasada, con sus 650 caballos. Pero para quienes buscan un auto más balanceado al que quizá puedan sacar una aceleración no muy diferente en condiciones reales, el GT350 es una alternativa muy interesante.
En muchos aspectos el GT350 es el reemplazo del Boss 302 que se vendió en un volumen muy limitado y lamentablemente no en nuestro País. Del Boss 302 había una versión de pista llamada Laguna Seca en honor a la pista de California (su nombre oficial es Mazda Raceway); de forma análoga, el GT350 tiene una versión para pista, llamada simplemente GT350R.
En aquel entonces, el Boss 302 era catalogado como el mejor Mustang (incluidas todas las versiones) construido a la fecha. En esto pareciera también que el GT350 será su sucesor.

El GT350 tiene cinco diferentes modalidades de manejo que modifican:
– ABS
– Control de estabilidad
– Control de tracción
– Resistencia de la dirección
– Dureza de los amortiguadores
– Reacción del acelerador

¿Sabías que…?
– El GT350 utiliza amortiguadores MagneRide, con fluido magnético que varía el coeficiente de resistencia; las adecuaciones se pueden dar cada 7 milisegundos.
– El GT350 sigue la idea de Carroll Shelby en crear un auto de competencia de alto desempeño a partir de un auto de producción.
– El motor de 5.2 litros V8 tiene un cigüeñal plano, más al estilo de un V8 de un exótico europeo que de un muscle car americano.
– El GT350 tiene luces para indicar el momento óptimo para realizar el cambio según las preferencias del conductor.
– El GT350 tiene los frenos más potentes que se han fabricado para un Mustang de producción, con los discos más grandes que han estado en el pony car de Ford.
– La versión GT350R será la versión para pista; una versión aún más extrema que el GT350 normal.
– En la versión de pista, el GT350R será el primer auto con rines de fibra de carbón de producción masiva. Su peso es poco más de la mitad de un rin de aluminio. Este tipo de rines se encuentra actualmente sólo en superdeportivos y de producción muy limitada.